La pandemia del coronavirus COVID-19, no sólo está causando un impacto en la salud pública por sí misma, sino que está agudizando una crisis preexistente y es la profunda del capitalismo. Esta situación tendrá importantes consecuencias económicas a lo interno de los países como en el ámbito mundial.

 

En la actualidad, ya se manifiestan trabajadores y trabajadoras que empiezan a padecer los primeros impactos en forma de despidos, no contrataciones, expedientes temporales de ocupación, entre otros.

Quienes corren con "mayor suerte" dentro del sistema capitalista, tales como trabajadores de la salud, comercios de alimentación o farmacia, franquicias en general, hoy juegan a la ruleta, aumentando los riesgos de trabajar sin las medidas de seguridad adecuadas.

Asimismo, otro sector de los trabajadores, los llamados "independientes", se preocupan por la incapacidad de pagar facturas y pagar nóminas, debido al cese de sus actividades económicas por el confinamiento.

En Estados Unidos (EE.UU.), trabajadores las algunas de las principales fábricas automotrices, Ford, General Motors (GM), Fiat Chrysler, detienen su producción y 150.000 trabajadores quedan inactivos.

 

Millones de trabajadores y trabajadoras de restaurantes en todo EE.UU., han sido sometidos a despidos masivos. Trabajadores que se encuentran en situación de abandono, muchos casos sin licencias pagas, médicas o de otro tipo y sin beneficios sociales.


Un estudio, referido en el portal web democracy now org, estima que 4 millones de trabajadores de restaurantes de EE.UU. están en riesgo de perder su empleo en las próximas semanas.


Testimonios de trabajadores despedidos

Desde Nueva York, Damani Varnado, trabajador del restaurante Tiny's & The Bar Upstairs, fue trabajador de un restaurante de catering, gastronomía y cócteles durante los últimos 20 años: "el personal fue despedido durante la pandemia del coronavirus". 

"Sí, puedo decirte lo breve que es. Estábamos en Tribeca. Tribeca es un grupo de dinero. Hay mucha influencia allí desde Wall Street, desde familias hasta negocios más pequeños y básicamente turistas que vienen. Diría que la pandemia comenzó hace aproximadamente un mes y nos dimos cuenta cuando Europa comenzaba a cerrar restaurantes y negocios y la gente estaba asustada. Fue entonces cuando comenzamos a notar una reducción en los clientes que ingresaban. Comenzamos a reducir lentamente los turnos en ese mismo momento. Y luego, diría, en aproximadamente 72 horas, no solo perdimos nuestros turnos, sino que nos dijeron que íbamos a cerrar el negocio", expresó el trabajador niuyorquino.

Varnado agregó, "El negocio fue lo suficientemente amable como para enviarnos un correo electrónico para decirnos que definitivamente nos volverán a contratar cuando esto termine, pero ese es un período de tiempo indefinido con el que nadie puede hablar. Entonces, hemos sido devastados. Y digo "devastado" no solo por el frente de la casa. Detrás de la casa, los inmigrantes que trabajaban sin ningún tipo de estatus legal, no tienen derecho a los beneficios de desempleo, que ya estaban sesgados..."


India John, un servidor de The Chocolate Bar en Cleveland, Ohio, que ha cerrado debido al coronavirus, ofrece su testimonio: "Estoy un poco molesto por el cierre, debido al alquiler y las finanzas, y sé que todos tenemos familias que cuidar y cosas así. Quiero que todos estemos seguros y saludables, pero estoy realmente preocupado por cómo voy a pagar mis cuentas".


Saru Jayaraman, cofundador de Restaurant Opportunities Centers United, presidente de One Fair Wage y director del Food Labor Research Center de la Universidad de California, Berkeley, dice que la industria de los restaurantes se está acercando a 14 millones de trabajadores a nivel nacional. Y cree que verá un gran porcentaje de esos trabajadores en riesgo de ser despedidos.

Saru Jayaraman, creó un fondo de emergencia para apoyar a los trabajadores.


Entretanto, este lunes por la noche, la Cámara aprobó de emergencia una debilitada Ley para enfrentar el coronavirus y el Senado estadounidense está listo para aceptarla. El proyecto de ley, ya había eximido a las empresas con más de 500 trabajadores, refiriéndose a megacorporaciones como McDonald's y Amazon, que solo protegían al 20% de los trabajadores del sector privado.

El reverendo Dr. William Barber, de la Campaña de los Pobres, publicó en su cuenta Twitter: “El Congreso debe regresar y aprobar otro proyecto de ley que cubra a todos los trabajadores. No pueden dejar de lado a millones al eximir a algunos trabajadores de bajos salarios de la licencia por enfermedad remunerada. Estos trabajadores no estarán exentos de la enfermedad ".


En el capitalismo, el 90% de los trabajadores en todo EE.UU. no tienen la capacidad de tomarse un día libre cuando están enfermos.
1 de cada 5 hogares aproximadamente, ya ha experimentado un despido o reducción de trabajo debido a la pandemia, según un nuevo PBS / NPR/ Encuesta marista.