Primero justicia siempre está dando de qué hablar. Esta vez vuelve a poner en evidencia la talla de su dirigencia y su organización interna como partido, que además de aupar la desestabilización del país, sabotea sus propias gestiones en los municipios El Hatillo y Baruta, ubicados en el este de la Gran Caracas, fallándole una vez más al pueblo que les dio el voto.

 

Especialistas en guarimbas y borrados del mapa político nacional, Darwin González, alcalde de Baruta y Elías Sayegh, alcalde del Hatillo, han encontrado en el brote de Coronavirus (Covid-19), una “buena” oportunidad para posicionarse en sus territorios. Con el afán de figurar que ha dejado incomunicados a varios sectores que comparten ambos municipios, aumentando los niveles de tensión entre los habitantes.

Sayegh, expulsado de Primero Justicia, por lanzarse a la alcaldía en 2017 sin autorización del partido, fue encerrado por su colega y ex compañero justiciero Darwin González, evidenciando las fracturas internas y la falta de comunicación entre estos burgomaestres, que ni estos momentos de emergencia logran ponerse de acuerdo.

El este de la Gran Caracas, en este momento, es una zona de alto riesgo de contagio, por lo que se valoran los esfuerzos por acatar la cuarentena social indicada por el gobierno de Nicolás Maduro, por ello el llamado del gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, a la coordinación de cumplir estas medidas es de suma importancia, ya que dirigir esfuerzos por el bienestar del pueblo, sobrepasa cualquier interés partidista.