Nueva investigación concluye que coronavirus es una enfermedad vascular y no respiratoria

REComendados

Un grupo de expertos en Estados Unidos determinó que el coronavirus es una enfermedad vascular y no respiratoria, como se había identificado hasta el momento.

El estudio realizado por expertos del Instituto Salk (EE.UU.) señaló que las proteínas espiga del virus (las que infectan al paciente tras adherirse a las células sanas), dañan y atacan al sistema vascular a nivel celular.

A juicio de los investigadores, este accionar de las proteínas espiga del virus explicaría el por qué  tantas personas sufren complicaciones inconexas que provoca el coronavirus.

¿Cómo se desarrolló el estudio?

Los expertos crearon un pseudovirus rodeado por una corona clásica de proteínas espiga, pero sin contener ningún virus real, todo esto con el objetivo de entender el mecanismo que utiliza el coronavirus.

La exposición provocó daños en los pulmones y las arterias de un modelo animal, con lo que corroboraron que la proteína espiga era suficiente para causar la enfermedad.

Las muestras de tejido mostraron inflamación en las células endoteliales que recubren las paredes de la arteria pulmonar.

Tras este hallazgo, lo investigadores repitieron el proceso pero exponiendo las cédulas endoteliales sanas, que son las que recubren las arterias, a la proteína espiga.

Con este nuevo experimento determinaron que la proteína dañaba las células al unirse al receptor ACE2; que es el que le permite al virus meterse en la célula. Esta unión daña las mitocondrias que generan energía para las células.

«Mucha gente piensa que es una enfermedad respiratoria, pero en realidad es una enfermedad vascular. Eso podría explicar por qué algunas personas tienen accidentes cerebrovasculares y por qué otras tienen problemas en otras partes del cuerpo. El punto en común entre ellos es que todas estas complicaciones tienen una base vascular», citó parte del estudio publicado en Circulation Research

Asimismo, otros estudios aseguran que el virus puede causar tromboembólica venosa, que se traduce en la formación de un coágulo sanguíneo.

Detallan que estos coágulos o trombos se desprenden para viajar por el organismo hasta llegar a las arterias pulmonares, provocando embolias o infección respiratoria.

Al principio de la pandemia llamó la atención que la incidencia de eventos trombóticos era mayor que con otras neumonías, como las producidas por el virus de la gripe o el neumococo”, indicó el jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid), David Jiménez.

 

 


 

- Publicidad -
- Publicidad -

Últimos Artículos

Día 463 de pandemia: 1.298 nuevos casos, 15 muertes, 92% recuperados

Al día 463 de pandemia en Venezuela, la nación reporta en las últimas 24 horas 1.298 nuevos contagios por...

¡Apaguen la luz!: Bolsonaro avanza con privatización de la estatal Electrobras

En vías a concretar una acción que la izquierda en Brasil califica como "amenaza a la soberanía nacional", el Congreso de ese país aprobó...

FANB: visita de Craig Faller a zona limítrofe con Venezuela es un acto de desestabilización

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela asegura que la visita del jefe del Comando Sur, Craig Faller, a Puerto Carreño (departamento colombiano...

La Clave PyT | Oposición busca complicidad de la CPI para extorsionar al pueblo

En el segmento La Clave PyT, del programa Política y Timbal, el diputado Fidel Madroñero abordó el tema de la Corte Penal Internacional (CPI),...

Maduro ordena revolución profunda del sistema de justicia: Resolver el hacinamiento es clave

Con la instrucción de iniciar una revolución profunda y acelerada en el sistema de justicia venezolano, el presidente Nicolás Maduro estableció un plazo de...
- Publicidad -

Artículos Relacionados

- Advertisement -