Carla María Angola Rodríguez, nacida el 24 de diciembre de 1975, es una empresaria y periodista que se ha convertido en toda una personalidad de radio y televisión, tiene 2.5 millones de seguidores en Twitter. Ha sabido ganarse a sus seguidores a costa del tono sarcástico y humorístico con que acompaña sus mentiras. 

 

Lo que pocos saben, es que tiempos atrás, dicho por ella misma, Carla fue "cantante de una banda medio hippie" para posteriormente ser egresada de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y de la Universidad Simón Bolívar (USB), como comunicadora, títulos que la enorgullecen pero que no respeta, ni recuerda la ética.

Creó una marca de maquillaje llamado "Donnatella By Carla Angola" cuyo objetivo principal es "ayudar a los niños pobres de Venezuela", empresa que en su haber ha ayudado a la impresionante cantidad de dos (2) niños. Nunca ha buscado ser rica por su empresa, sino por intermedio de su profesión o al menos eso dicen los opositores prófugos y confesos golpistas, Humberto Calderón Berti y Patricia Poleo que afirman que Carla: "utiliza la mentira y la construcción de noticias falsas, para su beneficio económico".

Que sea la ex de Leopoldo López y de Capriles Radonski, es lo menos importante, lo que vale la pena destacar, es la vida de lujos y confort que lleva en Miami, Estados Unidos (EE.UU.), la guarida desde donde construye las "mentiras en torno a Guaidó" y desde donde festeja el bloqueo y lanza dardos venenosos contra el pueblo de Venezuela.

Más odiada que amada, fue despedida del canal digital EVTV de Miami (2018) y sustituida por los también férreos opositores Kerly Ruiz y Sergio Novelli, cosa que no gustó mucho al público venezolano radicado en el pantano norteamericano y motivo por el cual actualmente continúa en su programa atacando y acusando a chavistas, pero sobre todo a opositores que se atrevan a contrariar al autoproclamado.


Peleas y más peleas

Patricia Poleo y  Carla Angola a pesar de compartir un profundo odio por el chavismo y todo lo que huela a ello, no son muy amigas que se diga. Entre ellas, existe una evidente rivalidad que no tienen ni la mínima intención de ocultar. Prueba de ello es la discusión que tuvieron por la red social Instagram cuando "La Poleo" descargó a "La Angola" diciendo:

"Soy la periodista que hasta ayer pensé que lo que hacías tenía origen en la poca densidad que siempre has demostrado en el oficio, pero hoy tengo claro que todo lo hiciste por negocio. Muy vergonzoso todo”.

 


Por su parte el periodista de Panam Post, Jovel Álvarez, describe magistralmente el accionar y la ética de Carla Angola, afirmando que: "es plural en cuanto a los invitados que lleva al mismo (programa) pero carece de la capacidad de hacer preguntas concretas, pues siempre hace un un planteamiento previo que condiciona la respuesta de su entrevistado". También dice que es "una suicida enamorada del poder, capaz de enterrar su credibilidad, a cambio de fama, viajes, lujo y dinero… es una oportunista con intereses… la estupidez deviene de su ingenuidad, pero la corrupción nace de su oportunismo".

 


Carlita y el coronavirus

Representando muy bien su papel de defensora comunicacional del "Gobierno de Transición" y sus 100 diputados, en los últimos meses ha sido el "Ángel de la Muerte", la mensajera de las malas noticias, que anhelaba la llegada del nuevo Coronavirus a Venezuela y que ahora espera que una catástrofe, le otorgue el poder que no han podido conseguir con votos.

Sin dudas estamos frente a una mujer con grandes méritos, pues sin las mentiras y la manipulación de Carla Angola, la oposición más recalcitrante no habría alimentado su odio y habrían perdido todas las esperanzas puestas en Juan Guaidó, elementos claves para mantener el financiamiento de la pantomima de la “presidencia encargada” que le garantiza su dolce vita en el norte.