Al beato con humor | Por: Earle Herrera

REComendados

Dios no ha librado a los humoristas de la tentación de meterse con los santos y la limosna. El humor es el amor con “h” silente, pero amor al fin. Todo lo reverencial le resulta irresistible. Descorrer velos eleva su placer hasta el éxtasis. Algunos santos se prestan más a la guasa que otros. Debe ser por cierta superstición de los fabricantes de risas. O por temor. A unos ni los tocan y a otros los tienen a monte.

Las artes venezolanas son rezanderas, medio beatas. Salvador Garmendia casi paró en la cárcel por pararse del confesionario en trance masturbatorio. Es raro el comunista que aquí no haya hecho la primera comunión, en un país de comadres y compadres ateos. Nadie imaginó que el señor que a la gente de El Tigre la volvió ficción en Oficina Número 1, también la metiera en las enaguas de santas de postín en Las Celestiales. Miguel Otero Silva entró al reino de los cielos desde las pailas del humor.

Con la beatificación de José Gregorio, no sabemos si el Siervo de Dios se nos acerca o se nos aleja más. El humor venezolano ha sido condescendiente con el hijo de Isnotú, así en la prosa como en el verso. A lo mejor por algo de solidaridad, ante lo difícil, largo y tedioso que le ha resultado al médico de los pobres su ascenso en el escalafón celestial. Si los que deciden esos sacros asuntos se la ponían tan difícil, no era justo que también los humoristas se le afincaran.

Ya el pintor Jacobo Borges, en un afiche, había puesto la imagen de José Gregorio al servicio de la candidatura presidencial de José Vicente (entre José te veas). Los adecos respondieron con otra herejía: colocaron una ametralladora en manos del santo de espalda. Antes, Miguel Otero Silva intentó desacralizar al futuro beato y lo elevó al profano altar de Las Celestiales, su libro humorístico censurado, tanto por sus eróticos versos herejes, como por las libidógenas caricaturas de Zapata.

Todo esto empedró el camino de José Gregorio al reino de los cielos. Beatificado, ahora unos confianzudos periodistas lo llaman “Goyo”, como si hubieran jugado picha con el arrollado de La Pastora. Son los mismos atrevidos cronistas que le pusieron “Vallita” a la patrona de Oriente y “Chinita” a la de los zulianos. Afortunadamente, esas lisuras ya no alcanzan a Goyo, perdón, al santo galeno.

EARLE HERRERA

Diputado.

Publicado en ÚN.


- Publicidad -
- Publicidad -

Últimos Artículos

Día 426 de pandemia: 1.233 nuevos casos, 16 muertes, 92% recuperados

Este sábado 15 de mayo Venezuela cumplió el día 426 de lucha contra la pandemia. En las últimas 24...

Like o nada: Redes como espacios de acusación

Informar definitivamente no es delito. El problema surge cuando el afán de ser tendencia le gana a la ética y aparece la difamación como...

Vente Venezuela, el partido de María Corina, sale del camino democrático

La organización política Vente Venezuela, liderada por María Corina Machado, anunció que, nuevamente, no participará en la convocatoria electoral hecha por el CNE. La decisión...

Bombardeo de Israel deja sin vida a 10 miembros de familia palestina

Una familia palestina, de al menos 10 miembros, se halló sin vida entre los escombros de uno de los blancos del ejército de Israel. Dos...

Recuperación: Toda la gasolina que se vende en Venezuela es producción nacional

Todo el combustible que en este momento se está expendiendo en Venezuela es producción nacional, según aseguró la vicepresidenta ejecutiva de la República y...
- Publicidad -

Artículos Relacionados

- Advertisement -