Soberbia infinita

REComendados

Es infinita y embrutece. Ejemplo: Hitler. No me gusta comparar a nadie con Hitler porque es incomparable, pero por eso mismo es una referencia que sería irresponsable ignorar. Hitler es útil para poner límites a lo concebible. En abril de 1945 tenía meses con la guerra perdida y seguía y no se rendía, incapaz de concebir que lo habían derrotado las que llamó “razas inferiores”: como la eslava, entonces soviética, que ya cañoneaba su búnker.

Cuando por fin comprendió que había perdido, reaccionó acusando histérico a sus generales de cobardes y traidores y al pueblo alemán de no haber estado a su altura. Más soberbio y se muere, como en efecto murió por suicidio en esas horas de tragedia shakespeareana.

El ego es concepto resbaladizo pero podemos al menos decir que es autorreferencial. Y que de tanto autosustentarse puede hipertrofiarse y un individuo con el ego lo suficientemente inflamado puede concebir que tiene derecho a arrasar la Unión Soviética, Europa y su propio país: Alemania. Ordenó incendiar a París, por ejemplo. Envió un telegrama: “¿Arde París?”. Hay un libro y una película con ese título.

Trump no lo ha igualado. Por ahora, porque en su histeria tiene amenazado de bloqueo y holocausto el planeta entero. Ha exigido a cuatro parlamentarias no blancas que se vayan a sus países, sin importarle que son tan inmigrantes y estadounidenses como él. Conminó a Pedro Sánchez a sentarse, porque así se trata a los arrastrados. El rey de España mandó histérico a callar a otro jefe de Estado.

Los ejemplos de soberbia sobran porque son demasiado humanos, como las pirámides, dignas de egos faraónicos. Tenemos tres diseños defectuosos: el espinazo, hecho para andar en cuatro patas y que al erguirnos basta cualquier defecto para causar calamidades; el apéndice, cuya única función es matar cuando se inflama. Y el ego. Los dos primeros tienen tratamientos; no así el ego, que cuando se hincha no hay pomada, ampolleta o cirugía que lo corrija.

La soberbia, es decir, el ego hinchado y henchido, conduce a la tragedia, como la causada por un supremacista blanco en El Paso, Texas. Entre eso y bloquear y amenazar con una cuarentena genocida a un país, solo hay una diferencia de escala, porque la soberbia supremacista es la misma.

@rhm1947

- Publicidad -
- Publicidad -

Últimos Artículos

Presidente Maduro lideró Plenaria del Consejo Federal de Gobierno del 2023

Desde el salón Ezequiel Zamora del Palacio Blanco, se realizó este jueves la Plenaria del Consejo Federal de Gobierno,...

Ameliach lidera fortalecimiento del PSUV en el estado Zulia

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), emprende acciones para fortalecer el trabajo político y social con su militancia. El vicepresidente del Psuv para...

Violencia desatada en Haití: Atacan residencia del Primer Ministro

Este jueves, un grupo de policías armados atacaron la residencia privada del Primer Ministro de Haití, Ariel Henry, en señal de rechazo...

Allanada la Universidad de San Marcos | Por: Alí Rojas Olaya

En 1982, el profesor peruano Rodrigo Montoya escribió el libro Lucha por la tierra, reformas agrarias y capitalismo en el Perú del siglo XX,...

El libro de Mike Pompeo: Otra prueba de injerencismo

La segunda vicepresidenta de la Asamblea Nacional, América Pérez, calificó como macabros los planes de ataque contra Venezuela, revelados en el libro: "Never Give...
- Publicidad -

Artículos Relacionados

- Advertisement -