María Sanciones | Por: Oscar Bravo

REComendados

Las sanciones económicas matan…
pero los asesinos nunca son castigados” (Alfred de Zayas)

Hay un hecho político económico que aparece como un actor indeseable y perturbador en el escenario venezolano desde hace nueve años con aquella nefasta orden ejecutiva firmada el 8 de marzo del 2015 por Barack Obama, el presidente estadounidense de ese entonces, que señala a Venezuela como “una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos”.

Y es que el decreto Obama se convirtió en las supuestas bases jurídicas para construir de manera ilegal e injerencista alrededor de mil medidas coercitivas unilaterales, conocidas como las sanciones y los bloqueos, las cuales afectaron de manera significativa la producción petrolera nacional y la calidad de vida de las y los venezolanos.

Esto se inscribe dentro de la historia de la inhumanidad como uno de los peores ataques económicos que se han dado en contra de una población, que ha sido castigada por medio de las sanciones impuestas unilateralmente por el imperio estadounidense, que tiene más de 75 años considerándose “los jueces y policías de mundo”.

Haciéndole la vida imposible a los gobiernos que no son de su agrado, cuando no logran intervenirlos militarmente o darles un golpe de Estados, recurren a la asfixia económica y de manera descarada amenazan a todo país o empresa que se atreva a comercializar con Venezuela.

En el caso venezolano, las mal llamadas sanciones las utilizan de manera perversa los últimos gobiernos estadounidenses como su instrumento para la amenaza y el chantaje para decirle a Venezuela: “las sanciones solo serán eliminadas y los bloqueos también, desde el mismo momento en que el chavismo deje el poder y se lo entregue sin condición a la extrema derecha venezolana”.

Eso significa que la única y verdadera candidata presidencial del imperialismo estadounidense y la Unión Europea son las sanciones y los bloqueos, por lo tanto se mantendrán para que cumplan el objetivo de causarle molestias a la población en general, para que logren activar de manera masiva el llamado voto castigo…

Y que “María sanciones” y “María Conspiraciones” sigan trabajando.

 

 

OSCAR BRAVO

ÚN.


 

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos

Laura Richardson: una moderna Atenea I Por: Sergio Rodríguez Gelfenstein

Entre febrero y marzo del año pasado escribí un largo reporte titulado “La creciente presencia militar de la OTAN...
- Publicidad -spot_img

Artículos Relacionados

- Advertisement -spot_img