Juventus podría descender y ser despojada de títulos por fraude fiscal

during the UEFA Champions League Quarter Final Leg One match between Juventus and Real Madrid at Allianz Stadium on April 3, 2018 in Turin, Italy.

La Juventus podría caer a segunda división y ser despojada de los títulos de los últimos 3 años.  Este «terremoto», es el peor escándalo desde «calciopoli», el fraude deportivo más grande de la historia del Calcio, ocurrido en 2005-2006.

La opinión pública ha reaccionado con fuerza a la información de que la Juventus y otros clubes, estarían siendo investigados por la Fiscalía de Turín. El motivo es, fraude fiscal y otros trámites presuntamente ilegales en la compraventa de jugadores sobrevalorados.

Los equipos bajo investigación son todos de la Serie A. Se trata del Génova, el Inter, el Nápoles, el Atalanta, la Roma, la Sampdoria y la Juventus. El «bombazo» salió a la luz después que las autoridades italianas informaron que  habían sido allanadas las oficinas de la Juventus.

El propósito de la policía era encontrar documentación sobre los traspasos de jugadores que están siendo investigados. Uno de los más sonados, es el trueque que llevó a Miralem Pjanic al Barça y a Arthur Melo a Turín en 2020.

Entre las consecuencias, está, que de confirmarse las acusaciones, la «Vecchia signora» sea sancionada con el descenso de categoría. También como parte del castigo, se plantea que se le revoquen los títulos obtenidos en el periodo en cuestión.

Juventus dará toda la colaboración a investigaciones.

La gravedad del caso ha llevado a que John Elkann,  presidente de Exor, el grupo propietario del 63% de la Juve, haya querido intervenir sobre el asunto. “Sobre la investigación en curso, la compañía colaborará con los investigadores y confiamos en la justicia. Yo creo en los magistrados italianos». Expresó Elkann.

«La Juventus tiene un nuevo consejo de administración, y con el presidente y el vicepresidente, están enfrentando los momentos de dificultad”. Así lo expresó enfáticamente el heredero de los Agnelli.

Ya en 2006, La Juve fue protagonista del caso conocido como «calciopoli», destapado gracias a una investigación de la Fiscalía de Nápoles. Esta investigación desveló que el entonces director general de la Juve, Lucciano Moggi, tramaba favores de árbitros complacientes con sus intereses. Por esos delitos, Moggi fue inhabilitado de por vida y condenado a más de 5 años de prisión.


Eduardo Toro: