El bolero de Borrell | Por: Daniel Córdova

REComendados

No debe ser nada fácil para alguien de tan aquilatada trayectoria académica, tener que ser una de las caras más visibles, para la defensa de un ridículo de magnitudes históricas. Le ha tocado a, Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores la tarea nada honorable de servir como escudo a la impresentable y fantasiosa «presidencia interina» de  Juan Guaidó.

Resulta inverosímil que un doctor en Ciencias Económicas por la complutense de Madrid, con dos maestrías, una en Investigación Operativa y otra en Economía de la Energía, tenga que salir a decir que no reconoce a la nueva Asamblea Nacional. Y al mismo tiempo no tiene más remedio que admitir que la Asamblea en desacato, que comandaba cual capo de la mafia Guaidó, tiene los días contados.

Y es que por más que quiera arrimar la sardina para la brasa de Guaidó, este aventajado exponente de la intelligentsia española no puede, o no se atreve, a ir tan lejos, como para respaldar la descabellada tesis de la continuidad administrativa.

«(…) Y ahora estamos con una Asamblea, presidida por el líder opositor Juan Guaidó, que ha llegado al final de su mandato (…) y otra que ha sido mal elegida desde nuestro punto de vista y que toma el testigo el 5 de enero», ¿Un bolero de Borrell?.

Consejos desperdiciados

Por no seguir los sabios consejos de compañero de tolda política, el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, ahora Borrell representa el papelazo de su vida. Tanto estudio y tanto título, para caer en el mayor absurdo que se pueda imaginar. El propio bolero de Borrell.

Las palabras de Zapatero son demoledoras para el 5 de enero de 2021: Guaidó será «presidente por una Asamblea que ya no existe. Por tanto también termina ese hipotético reconocimiento, osea al absurdo no se puede llegar de decir que en Venezuela no hay ni parlamento, ni presidente, ni instituciones».

Sin embargo el doctor Borrell, genuflexo a los EE.UU., ha llegado a ese absurdo mayúsculo: por eso sigue apoyando a un mandatario de pacotilla. Que imaginariamente era presidente gracias a una Asamblea en desacato, que para el 5 de enero de 2021 será cosa del pasado. Alguna vez Europa fue cabeza del mundo, pero el decadente imperio norteamericano la tiene jugando el papel de relleno desde hace varias décadas.

Relleno sanitario

Sólo que con la fantochada de Guaidó, la UE más bien parece un relleno sanitario. ¿Dónde cabe tanta basura y tanto desecho? Es obvio que tienen una papa caliente entre manos. Y por eso el señor Borrell, se apresura a decir que está a la búsqueda de «consensos». También reclama por la falta de unidad en el seno de la oposición venezolana, muy especialmente de las facciones de la extrema derecha.

Porque ellos (la derecha extrema) embarcaron a la UE en una aventura irresponsable, como el interinato de Guaidó. Y luego de 2 años, estos señores derrotados en todos los terrenos de la política, no se les ocurre nada más original, que estirar como un chicle la fecha de vencimiento del parlamento. Sencillamente insólito.

Pero aún si eso lograran, es decir el reconocimiento internacional de la absurda tesis de la continuidad administrativa. Tan solo volverían al mismo sitio donde todo comenzó hace 2 años. Como dijo el analista opositor, Luis Vicente León: «¿celebro?», que después de 2 años no cumplistes nada de lo que prometiste. Y como si fuera poco retrocediste a lo que tenías en 2018 y que no te ha dado resultado alguno.

Borrell cantinflérico

En semejante desierto, Borrell no tiene otra salida que lanzarle piedras a una jornada histórica como la del 6D. Con un pueblo heroico, que a pesar del bloqueo asesino y de todas las penurias que de él se desprenden, salió a votar, dando un mensaje claro y contundente: no aceptamos tutela de nadie, y nuestras diferencias se resuelven en paz, votando.

Pero el canciller de la UE tiene que decir que la elección no cumplió «los estándares mínimos». Se referiría acaso a las 16 auditorías que realiza el Consejo Nacional Electoral. O tal vez al sistema automatizado, que permitió conocer los resultados algunas horas luego de realizado el acto de votación.

Por lo insólito de la tesis de la continuidad administrativa, así como por el galimatías que implica describir la situación actual del interinato, no cabe duda. El rol asignado al alto representante diplomático de la UE, es digno de cualquiera de las películas del genial comediante mexicano, Maro Moreno «Cantinflas». Con el papelón que está haciendo el docto diplomático, bien se pudiera decir que no se trata del Bolero de Raquel, sino del Bolero de Borrell. Este señor lo que da es risa.

 

DANIEL CÓRDOVA

@dcordovaster


 

- Publicidad -
- Publicidad -

Últimos Artículos

Todo lo que necesita saber sobre el nuevo reglamento de emisión y prórroga de pasaporte

Durante una entrevista en un programa matutino transmitido por la televisora estatal VTV, Gustavo Vizcaíno, presidente del Saime, reiteró...

Caracas-Moscú: la nueva ruta aérea directa de Conviasa

El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) informó, a través de un comunicado, que durante esta semana de cuarentena radical establecida por el Ejecutivo...

¿Golpe de Estado de Florentino?: Clubes más ricos de Europa jugarán una Superliga a pesar de la FIFA

La FIFA y la UEFA rechazaron la propuesta de la creación de una Superliga en la que jugarían los 12 clubes más ricos de...

Dogecoin: La criptomoneda que nació de un meme y ya supera los $40 mil millones

Este 2021 ha tomado mucho auge la criptomoneda Dogecoin, la cual nació como una especie de broma o chanza en 2013 y ahora alcanzó...

¿Cuál es el valor de empresas farmacéuticas en pandemia?

Desde el inicio de la pandemia de la covid-19, empresas farmacéuticas han alcanzado una ganancia de hasta 152 mil millones de dólares. Mientras el...
- Publicidad -

Artículos Relacionados

- Advertisement -