Carmona o Guaidó | Por: Earle Herrera

REComendados

Los historiadores habrán de explicar mañana cómo hicieron Pedro Carmona y Juan Guaidó para pulverizar un formidable capital político como los bebés deshacen las pompas de jabón. El primero se autojuramentó presidente, luego de la más grande marcha realizada por la oposición en lo que va del siglo. A las 38 horas ya no era nada. El segundo, su memo, se autoproclamó también presidente en una plazoleta, luego del más contundente triunfo electoral de la derecha en el siglo XXI. Hoy, cuando ni Borrell lo llama “interino”, anda imponiendo candidatos para la alcaldía de Los Salias, Panamericana arriba.

La fortuna política es caprichosa e ingrata, pero también equívoca. En 2002 se enamoró de Carmona. En 2020 de Guaidó. Luego de seducirlos los sacudió como trapos. Esta explicación puede servirles a los astrólogos, pero no a la ciencia. Entre aquella supermarcha entrampada por la misma oposición y la victoria electoral de 2015 pulverizada por la misma derecha, median casi dos décadas de traiciones, violencia, guarimbas, salidas, cohabitaciones, espera de los marines, sanciones pedidas y complacidas, alacranes y, al final, Carmona perdido en sus galaxias y Guaidó buscando votos por los Altos Mirandinos, como un Bernabé cualquiera. O un Capriles adolescente.

Fui amigo y colega en la UCV de Manuel Vicente Magallanes, autor de un libro sobre la historia de los partidos políticos en Venezuela. Allí casi no hay sorpresas y los liderazgos se ganaban en la calle, la fábrica, el sindicato, el campo, el trabajo y los trasnochos. Esos lechazos políticos que hemos visto en este insólito siglo XXI no existían. En cambio, tan pronto Carmona se autojuramentó presidente, el FMI declaró que sus puertas estaban abiertas para “ayudar a Venezuela y su nuevo gobierno”. Los embajadores de EEUU y España lo visitaron en el mismo Miraflores (a mi Comandante Chávez lo tenían en La Orchila, asediado por un cardenal, quien lo ladillaba con el infierno para que firmara una renuncia). No bien terminaba Guaidó de autoproclamarse “interino”, cuando le entregaron Citgo, Monómeros, el oro y el moro. Ambos desbarataron todo eso en un soplido y hoy son polvo cósmico, hombres de paja, líderes, sí, de partidos de paja. Lo demás sobre ellos que lo estudie la biología. O la psico-astrología.

 

EARLE HERRERA

Profesor universitario

Publicado en ÚN.


 

- Publicidad -
- Publicidad -

Últimos Artículos

¿Qué pasará con el diálogo?: Maduro responde

Al ratificar la indignación ante el secuestro del diplomático venezolano, Alex Saab, por parte de Washington, el presidente Nicolás...

Juez niega libertad bajo fianza al diplomático Alex Saab

El diplomático Alex Saab compareció este lunes ante un juez en la ciudad de Miami, Estados Unidos, quien durante la audiencia le negó la...

Colin Powell y su legado de sangre guerrerista

Colin Powell, uno de los políticos más influyentes de las últimas décadas, ha fallecido este 18 de septiembre por complicaciones tras tener covid-19. Powell...

«Extradición» entre sombras: La verdad sobre Alex Saab

Tras la repentina operación de "extradición" del diplomático venezolano Alex Saab Morán, hacia territorio estadounidense, se reveló pocas horas después del hecho, lo que...

CNE da por superado el impasse tras declaraciones de Borrell

Este lunes el Consejo Nacional Electoral, a través de su cuenta en la red social Twitter emitió un comunicado en varias publicaciones en hilo....
- Publicidad -

Artículos Relacionados

- Advertisement -