Borges se niega a la entrada de vacunas a Venezuela

El prófugo de la justicia venezolana, Julio Borges, reconocido por promover el bloqueo contra Venezuela, se manifestó contra el uso de la vacuna cubana Abdala, adquirida recientemente por el gobierno de Nicolás Maduro.

El exdiputado que figura como «canciller» de Juan Guaidó, usó sus redes sociales para poner en tela de juicio la efectividad de la vacuna, alegando que la misma no cuenta con «certificación científica ni resultados confiables». De esta manera niega la información suministrada por la vocería científica del gobierno cubano que demostró la eficacia del 92,28% en tres dosis.

En el mismo mensaje, Julio Borges, califica de «insólita» la priorización de esta vacuna sobre las ya aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Acuña así responsabilidades al gobierno venezolano que víctima del bloqueo financiero está imposibilitado de adquirir dosis libremente.

Contradicciones y más contradicciones

Esta nueva posición de Borges, en la que se niega al avance de del proceso de vacunación nacional, contrasta con sus declaraciones del mes de marzo que señalaban al gobierno por no permitir la entrada de la vacuna AstraZeneca; desarrollada por la quinta farmacéutica mundial que lleva el mismo nombre, cuestionada por la OMS y prohibida en al menos 16 países por sus peligrosos efectos secundarios.

Del mismo modo, el ataque contra la vacuna cubana deja de lado las declaraciones de Juan Guaidó. Este en días pasados manifestaba su interés en la llegada de vacunas para la protección del pueblo venezolano.

Juan Guaidó:  «Vamos a insistir para que entren las vacunas al país. no sólo a través del mecanismo COVAX, sino a través de cualquier iniciativa pública o privada; a través del empresariado que sirva para que lleguen. El ingreso de la vacuna es una necesidad humanitaria“.

Cuba a la vanguardia

Por su parte, Cuba nuevamente rompe las limitaciones del bloqueo dejando claro su avance en el desarrollo científico, reconocido por la propia OMS en 2015 a través de un informe conjunto con la comisión europea. Este alaba el modelo salud y de transferencia de tecnología que ayuda a los países de bajos ingresos a combatir enfermedades.

En este sentido, la apuesta del gobierno venezolano es una muestra de confianza que se suma a los esfuerzos por combatir la pandemia en medio de un bloqueo y de pretensiones constantes de politizar la salud, a expensas del bienestar de pueblo de Venezuela.

Fransay Riera: