Acuerdo de las Fuerzas EE.UU. Ecuador: Entrega de la soberanía

REComendados

Ricardo Patiño, excanciller del Ecuador, fue entrevistado el sábado 20 de abril de 2024 en el programa “Diálogo Internacional” por el intelectual y politólogo Atilio Borón, transmitido por Radio Madres de Plaza de Mayo (AM 530 Somos Radio) sobre el Acuerdo relativo al Estatuto de las Fuerzas entre EE.UU. y Ecuador, una indiscutible cesión de la soberanía del Ecuador que pone en tela de juicio las prácticas políticas de los gobiernos de derecha.

El también economista ecuatoriano, hizo una denuncia grave ya que el acuerdo responde fundamentalmente a los intereses geopolíticos de la Secretaría de Estado del gobierno norteamericano.

Durante la entrevista, se abordaron diferentes aspectos sobre esta nueva connivencia que adelanta EE.UU. con el gobierno ecuatoriano, entre ellos, los términos del acuerdo que concede permisos casi ilimitados a las actuaciones de las fuerzas norteamericanas en el país suramericano.

Condiciones del acuerdo

Atilio Borón planteó una gran preocupación por la resolución, votada en ambas cámaras de Estados Unidos, “que prácticamente le otorga al gobierno de los EE.UU. una incumbencia decisiva en el monitoreo y la conducción de asuntos internos de Ecuador”.

Al respecto, Ricardo Patiño comenta que Guillermo Lasso “dejó firmado un acuerdo militar con los Estados Unidos y que después fue ratificado por el Presidente Noboa [que] establece que el gobierno de Estados Unidos tiene derecho a entrar al Ecuador con la cantidad de militares que le de la gana, con las armas que quiera, puede llevar aviones, buques, transporte terrestre, puede desplazarse en cualquier parte del territorio, supuestamente para apoyar en la lucha contra la delincuencia, y además, no tiene ninguna responsabilidad personal por nada de lo que haga […] podrían matar personas, torturar personas, y el gobierno del Ecuador se compromete a que ni el gobierno ni nadie puede juzgar a esas personas […] ya sean los militares directamente, los funcionarios de secretaría de defensa, los contratistas que sabemos son empresas de la CIA y sus empleados”.

Entre sus reflexiones acerca de las concesiones otorgadas, Atilio Borón reconoce que “prácticamente convierte al Ecuador en una gran base militar norteamericana”.

En ese sentido, Patiño recuerda que la presencia militar estadounidense “estaba restringida a Manta”, base aérea desalojada en el año 2009.

Afirma que ahora, con este nuevo acuerdo, “pueden movilizarse libremente en todo el territorio nacional”. Incluso, más allá de la presencia y movilización del personal del Departamento de Defensa, “pueden utilizar el espectro radioeléctrico cuando sea necesario”.

En el marco de sus disertaciones, Atilio Borón se pregunta: “¿En qué momento se pone en marcha, o se ejecuta ese acuerdo? Y el exministro de defensa, Ricardo Patiño respondió “En el acuerdo no dice que tiene que haber un protocolo previo […] el ingreso del personal de los Estados Unidos lo establecerá la Secretaría de Defensa […] en el momento que les dé la gana”.

Lea aquí el acuerdo completo.

Los intereses ocultos tras el acuerdo

Para estos intelectuales, el problema de seguridad que vive hoy Ecuador, es el resultado de un conjunto de situaciones vinculadas, principalmente, al crecimiento exponencial del gran negocio de la producción, tráfico y distribución de droga desde el sur del continente americano hacia EE.UU., principal consumidor del mundo.

Una característica resaltada por Atilio Borón, es que “Estados Unidos se especializa en crear un problema para un país”; “la expansión brutal del narcotráfico que, claramente […] está alimentada por la DEA”.

A esto, Patiño cierra la idea afirmando que “crean este problema, para después vender la solución […] Para mí, está claro que la DEA no combate la droga, no combate el negocio de la droga, lo que hace es repartirlo entre aquellos que le conviene”.

Por último, señalan que Estados Unidos acusa a América Latina de ser el centro de lavado de dinero, pero advierten que es allí donde se vende la droga.

Es desde allí, con sus “guaridas fiscales”, donde termina legitimándose el capital generado por este atroz negocio. Señaló que “Delaware, a 200km de la Casa Blanca”, es una de esas guaridas.

Noboa creó las condiciones para la ocupación

Esta confabulación entreguista de Noboa, inicia con la declaración de “conflicto interno armado”, recientemente emitida, dando paso a la actuación del Comando Sur.

Sin duda, este acuerdo representa un paso más en la estrategia geopolítica del imperio norteamericano en su afán de control del hemisferio y en el control de la soberanía del Ecuador.

Entrevista completa, en el último segmento:

 

 


- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimos Artículos

Histórico: España, Irlanda y Noruega reconocerán al Estado palestino

Más de 35 mil muertos en la Franja de Gaza a manos del ejército de Israel dividió al frente...
- Publicidad -spot_img

Artículos Relacionados

- Advertisement -spot_img