Venezuela está abierta a inversionistas petroleros estadounidenses

En el marco de las leyes nacionales, el presidente Nicolás Maduro Moros reafirmó que la República Bolivariana de Venezuela sigue, como siempre, abierta para construir una nueva era de trabajo con capital perteneciente a inversionistas estadounidenses.

Al decretar la extensión del decreto de emergencia energética, en medio de la guerra económica impuesta con medidas coercitivas unilaterales, Maduro describió la importancia estratégica que tiene el crudo venezolano para la nación norteamericana y el mundo en general.

Aseveró que, en la onda de la Ley Antibloqueo y en la onda de nuevos contratos beneficiosos para la República y para los inversionistas nacionales; el estado avanza en la negociación con empresas del mundo entero. Mencionó a Turquía, India, China y Rusia, entre los países relacionados.

“Quiero decirles a los inversionistas de Estados Unidos de Norteamérica, que las puertas de Venezuela están abiertas para la inversión petrolera, gasífera, petroquímica”. Así afirmó la disposición de recibir al capital estadounidense para trabajar en una sociedad ganar-ganar, mediante inversiones en materia de energía.

¿Qué hay de CITGO?

El presidente Nicolás Maduro mencionó que el crudo venezolano es el petróleo que cumple exactamente con las características que requiere la empresa CITGO; que opera en territorio estadounidense, el cual además se le suministra con condiciones especiales de precio y pago.

“Estábamos suministrando entre 400 mil y 500 mil barriles de petróleo diario a nuestra empresa CITGO. Con el robo por parte de esa mafia encabezada por Juan Guaidó Venezuela dejó de vender 500 mil barriles de petróleo de calidad y más barato para las refinerías estadounidenses”, explicó.

Asimismo, confirmó que en términos generales Venezuela llegó a suministrar un millón de barriles de petróleo o algo más a los Estados Unidos. «Estamos listos para retomar todos esos planes cuando se restituya la legalidad de nuestra empresa CITGO, amenazada”, agregó Maduro.


José Manuel Blanco Díaz: