Revelan que Lenín Moreno prestó armamento no letal a la dictadura boliviana

La detención en EE.UU. de Arturo Murillo, exministro de la dictadura de Áñez en Bolivia, no solo reveló una trama de corrupción en la compra de armamento no letal para la represión, sino también que otros agentes extranjeros colaboraron para esa misión.

En las investigaciones de las autoridades norteamericanas surgió que el expresidente ecuatoriano, Lenín Moreno, le prestó al régimen de Áñez un lote importante de bombas lacrimógenas y balines de goma para que la policía boliviana no escatimara recursos en defender a la dictadura que se impuso luego del Golpe de Estado a Evo Morales.

Sí, el mismo hombre que en EE.UU. dijo con total seguridad que Venezuela estaba involucrada en las protestas de Colombia; y que le exigió al presidente Maduro que “sacara sus sucias manos” del vecino país, resultando que era él quien sí tenía las manos metidas para apoyar un gobierno de facto.

Solidaridad entre derechas

El polémico préstamo de armamento no letal para control de protestas habría sido el resultado de las gestiones de Murillo. Este al comienzo de la dictadura planteó que  había que reprimir pero que no había mucho con qué hacerlo.

En este proceso tramitó el préstamo de pertrechos con Ecuador. Para ello habría enviado un avión de la Fuerza Aérea de Bolivia que fue a buscar “el mandado”.

La magnitud de lo prestado equivalía a 1.3 millones de dólares, y al mismo tiempo revela que a Ecuador le siguieron quedando lacrimógenas y balines en stock a pesar de que había tenido que disparar muchas para reprimir las protestas antineoliberales de octubre de 2019, antes del golpe de Estado en Bolivia.

Para más detalles curiosos, Ecuador pidió luego a la dictadura de Áñez el regreso de lo prestado; algo que no terminó sucediendo porque volvió el MAS al gobierno en Bolivia, y Lenín Moreno terminó su administración.


Red Radio Ve: