Naciones Unidas solicitó a Chile investigar hechos de violencia policial

Este lunes, la Oficina para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos solicitó a las autoridades de Chile; una investigación exhaustiva sobre el grave problema de violencia policial que vive la nación.

En ese sentido, la petición surge como respuesta a los sucesos del viernes pasado, cuando durante una manifestación en los alrededores de la Plaza Baquedano, en la capital chilena; un joven de 16 años resultó seriamente herido tras ser empujado por un carabinero hacia el río Mapocho desde lo alto del puente Pio Nono.

Solidaridad con las víctimas

Igualmente, la instancia de la organización internacional manifestó su solidaridad con la víctima y su familia por tal agresión y afirmó que era «investigar y, si procede, juzgar y sancionar no solo la responsabilidad individual del funcionario de Carabineros directamente involucrado, sino también investigar la eventual responsabilidad de los mandos a cargo de la operación», reza el comunicado.

Del mismo modo, catálogo como «especialmente preocupante», que las fuerzas policiales tampoco brindaron ayuda al joven herido; el cual debió ser asistido por rescatistas civiles y otros manifestantes.

Derechos humanos ausentes

En torno a esto, Jan Jarab, director de la oficina regional de la ONU, denunció que este suceso no es excepcional; sino que se suma a la extensa lista de violaciones de derechos humanos por las fuerzas policiales; en el contexto de manifestaciones sociales. Al mismo tiempo, llamó a las autoridades a identificar los patrones y analicen las causas que favorecen estas conductas.

Igualmente, el organismo asegura que «se necesita una reforma profunda a las fuerzas del orden y seguridad; que tenga como pilares la profesionalización de sus agentes, formación en Derechos Humanos, subordinación a la autoridad civil y especialmente;  mecanismos de rendición de cuentas en todos los niveles».

Finalmente, la ONU considera necesario abordar las causas de la conflictividad social en Chile; tales como la desigualdad socioeconómica y la inequidad social imperante; además subrayó que «el Estado debe proteger los Derechos Humanos de todas las personas en condiciones de desigualdad y no discriminación«, concluye en comunicado.


Yiseth Cabrera: