Mejor Poder para el Pueblo | Por: César Trómpiz

El pasado 15 de noviembre el presidente Nicolás Maduro llamó a la transformación de las siete leyes del Poder Popular como “un proceso necesario de renovación de las leyes, adaptadas a la realidad, al cambio de los tiempos”. En esta oportunidad pone el énfasis en el ejercicio de la participación protagónica, la democracia participativa, directa, que dará como resultado más y mejor poder para el Pueblo.

Desde mi punto de vista el llamado del presidente Maduro apunta, entre otros tópicos, a impulsar la apropiación del pueblo del aparato productivo del país. Así entiendo que la renovación del marco jurídico es el imperativo para la transformación de la lógica rentista hacia la soberanía productiva. No es poca cosa deslastrarnos del modelo capitalista dependiente. Sin embargo, es con el Poder Popular con el que se puede construir todo lo nuevo, incluida la economía necesaria para el logro de la construcción del socialismo bolivariano.

En esta dirección es prioritaria la organización de cadenas productivas en manos del Poder Popular para acortar la brecha que se genera en las relaciones económicas y de provisión de bienes y servicios desde la producción hacia el consumo, no solo de los venezolanos sino también de otros mercados.

Las nuevas normas deben proveer servicios de apoyo bien estructurados en cuanto a crédito, asistencia técnica y acceso a insumos para la economía del Poder Popular. Por ello son imperativos los ajustes, cambios, unificación y renovación en las leyes para accionar el metabolismo económico comunal. Estableciendo claramente la obligatoriedad y simplicidad del financiamiento de la banca, pública y privada a la organización productiva de la base social.

La escala de financiamiento y respaldo general a la economía del pueblo organizado, debe superar el enfoque en micro experiencias y proyectarse legalmente dentro del marco de un Poder Popular dueño de cadenas industriales complejas en las que el trabajo, la tecnología y el financiamiento fluyan de acuerdo capacidad organizativa de cada comuna, consejo comunal y/o movimiento social.

Para lograr ese salto cualitativo es necesaria la adopción de una visión socialista, flexible, bien enfocada en desarrollar cadenas de valor en el seno del pueblo que potencien la participación, el empleo y la propiedad productiva del Poder Popular. Dentro de este marco las leyes deberán reconocer Poder en los consejos comunales y las comunas como protagonistas de nuevas cadenas productivas y observar la “mayoría de edad” que ha alcanzado nuestra base en medio de los asedios imperiales a nuestra patria.

CÉSAR TRÓMPIZ

Twitter: @soycesartrompiz

Instagram: @cesartrompizve


Victoria Torres: