Gobierno de Biden espera que Cabo Verde decida pronto sobre caso Saab

Una nueva trama en torno al caso del diplomático de nacionalidad venezolana, Alex Saab, parece estar en marcha, a juzgar por declaraciones de Juan González, el colombiano asesor de Joe Biden, quien funge como director senior del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para el hemisferio occidental.

En una entrevista que concedió a la emisora La W Radio, de Colombia, González dijo estar seguro de que la administración estadounidense lleva con mucha solidez el desarrollo de las acciones en torno a Saab.

En ese sentido, señaló que el gobierno de Biden se mantiene a la espera de que, en las próximas semanas, las autoridades de Cabo Verde emitan un veredicto. Al mismo tiempo, aseveró que ese proceso debe transcurrir apegado a la ley y sin presiones políticas.

No obstante, González manifestó en sus respuestas a la emisora colombiana que, sobre Alex Saab, “tenemos un caso bastante fuerte y a él deben extraditarlo”.

Esta expresión, refleja la política de coacción que mantiene Washington desde que se produjo la detención de  Saab, el 12 de junio de 2020. Por ello, evidencia políticas que apuntan a un castigo contra la tarea que cumplía el enviado especial de Venezuela para superar el bloqueo económico y comercial.

¿A qué juega Cabo Verde?

Ante el pronunciamiento reciente por parte del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, al manifestar que Cabo Verde debe suspender el proceso de extradición de Saab; los abogados del diplomático condenaron la posición asumida por el país africano contra la dependencia de la ONU.

«Tal posición es alarmante y es un error legal, estratégico y ético«. Así lo expresó la defensa de Alex Saab mediante un comunicado referido a los señalamientos del Fiscal General de Caboverde. El mismo aseveró que el Comité de Naciones Unidas carece de competencia en el caso.

Por su parte, Naciones Unidas mantiene la determinación emitida a comienzos del mes de junio. En ese sentido, pidió a las autoridades caboverdianas, garantizar atención médica que necesita Saab y abstenerse de enviarlo a territorio estadounidense.

A más de un año de la detención arbitraria de Saab en Cabo Verde, analistas políticos sostienen que se trata de un secuestro. Y que las medidas obedecen a a la misma política de la Casa Blanca; orientada a derrocar el gobierno legítimo de Venezuela mediante la presión económica y financiera.


José Manuel Blanco Díaz: