¿Bendiciones o sanciones?: Lo que pide Baltazar Porras para Venezuela

Al Cardenal Baltazar Porras parece darle igual llamar al demonio y verlo llegar; a través del bloqueo que impone el gobierno de Estados Unidos contra el pueblo de Venezuela. Por esa razón, expresó su convicción de que la Casa Blanca debe mantener las sanciones económicas contra la nación bolivariana.

Así lo expresó recientemente en declaraciones públicas que divulgaron medios de comunicación y redes sociales; a partir del artículo que publicó la agencia española de noticias EFE, tras una gira que Porras finalizó en la ciudad de Miami, estado de Florida.

Aunque se trataba de un recorrido religioso que tuvo como objetivo presentar las reliquias del beato doctor José Gregorio Hernández, no dejó de tener una connotación política, de acuerdo con las palabras de Porras, quién opinó sobre las medidas que la Casa Blanca aplica contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En ese sentido, criticó que a la actual gestión de Estados Unidos no se le ve clara la postura de cara a Venezuela; ante la determinación con la cual el jefe de Estado se mantiene solidario con la Federación de Rusia en cuanto al conflicto en Ucrania, por ejemplo.

A juicio de Porras esa posición confusa que demuestra la gestión de Joe Biden; lo que genera es mayo incertidumbre y desesperanza, entre quienes adversan al Gobierno Bolivariano.

Apoyo a las sanciones

Por otra parte, según informó la agencia EFE, el cardenal Baltazar Porras aseveró; de manera específica, que «en ningún caso EE.UU. debería levantar sanciones al régimen sin contrapartidas”.

Con esa afirmación, respalda la instrumentalización de la economía, la política y el respeto a los derechos humanos; como formas de presión para condicionar a los gobiernos que no se apegan a las instrucciones de Estados Unidos.

Además, el sacerdote, quien ejerce como arzobispo de Mérida y administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, dejó clara su postura como actor opositor. Esto, al desconocer a las autoridades legítimas y utilizar la expresión de «régimen» que acuñó la extrema derecha.

A Porras, quien también fue presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana entre 1998 y 2006, se le recuerda por su participación en el golpe de Estado de abril de 2002. El obispo estuvo presente en Fuerte Tiuna, cuando los golpistas mantuvieron secuestrado a Hugo Chávez y también en Miraflores, en la autojuramentación de Pedro Carmona Estanga.


José Manuel Blanco Díaz: