Los partidos de derecha española conformada por VOX, Partido Popular (PP) y Ciudadanos, pidieron al parlamento europeo una investigación para ”aclarar” si el Gobierno español violó las sanciones europeas contra Venezuela tras un encuentro en el aeropuerto de Barajas, entre el Ministro de Transporte, José Luis Ábalos y la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, pero la máxima autoridad europea le dio un vuelco a la denuncia.

La portavoz del PP, Dolors Montserrat, acusó a Pedro Sánchez de “introducir en el Gobierno de España la política chavista con Pablo Iglesias de vicepresidente”. Pero, ellos -la derecha- llevaron el chavismo al parlamento europeo, lo que significa que le están dando un nivel superior de importancia y dejan a un lado lo que les compete en materia parlamentaria según las necesidades de su país.


El chisme y la locura

Hermann Terstch, eurodiputado del ultraderechista partido Vox, fue incluso más allá: “Es un debate sobre el respeto de las normas europeas por parte de un Gobierno socialcomunista. Quién sabe para qué fue esa reunión”.

Crearon un chisme, inventaron razones no solo para atentar contra el gobierno bolivariano sino además para estropear el funcionamiento del gobierno de coalición entre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos (UP).

Por su parte y con la sombra del Franquismo, en el Congreso de los Diputados de España, la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, insistió, refiriéndose a Ábalos que ”en materia de mentiras es usted es más papista que el Papa. ¿De verdad pensó que nadie se iba a enterar? ¿Cuándo vino? ¿Por qué? ¿A hablar de qué y con quién? ¿Quién la invitó y por qué no se desinvitó? ¿Hablaron de la situación de los presos políticos?”

Pero el nivel de disociación, no llega ahí, Álvarez Toledo se refirió a Delcy Rodríguez como ”una torturadora” y pidió la dimisión de Ábalos de su cargo.


“Ustedes son eurodiputados, ustedes deben de saber eso, ¿no? ¿Les sorprende? Pues tendrán ustedes que estudiar un poco más porque no les debería sorprender”.


Eso fue lo que dijo el el Alto Representante de Política Exterior de la Unión Europea (UE) y vicepresidente de la Comisión Europea, Joseph Borrell, en su intervención final, tras los señalamientos de los parlamentarios derechistas.

Borrell defendió que la aplicación y control del régimen de sanciones de la UE corresponde a cada Estado miembro y que, por tanto, las instituciones que él representa no pueden tomar medidas.

Con todo, el Alto Representante señaló que las sanciones son el resultado de una decisión tomada por unanimidad en el Consejo pero “no son derecho europeo”, lo que impide al Ejecutivo comunitario tomar medidas sancionadoras en caso de incumplimiento.

Además, negó en todo caso que la Comisión Europea tenga competencias que le permitan abrir un procedimiento de infracción contra España. No obstante, admitió que hay otras instituciones capacitadas para hacerlo.


¡Ocúpense de sus problemas!

En la primera sesión parlamentaria del gobierno de coalición, no hubo ni una pregunta sobre economía, paro, educación, sanidad o cualquier otro tema relevante en la palestra social española, pero sí seis preguntas y una interpelación urgente sobre el ”encuentro entre Ábalos y Rodríguez” y, cuando le tocó el turno al tema agrícola, las bancadas opositoras optaron por el desorden y el desinterés.

Así es como los diputados ultraderecistas de España, asumieron el tema sancionatorio al chavismo y lo impusieron ante los asuntos de su país, socavando el derecho internacional. Sin embargo insisten en instrumentalizar el parlamento europeo contra el gobierno de coalición establecido en España.

 

De Presidente (E) a ”líder” y ya

Durante la sesión del miércoles, Pedro Sánchez se refirió a Juan Guaidó como ”líder opositor”, después de anunciar hace poco más de un año que España lo reconocía oficialmente como “presidente encargado” de Venezuela, en rechazo al Gobierno de Nicolás Maduro.

Además, ante los cuestionamientos por el encuentro entre Ábalos y Rodríguez, el presidente de gobierno, remarcó que “Ábalos hizo su labor”, ya que España apuesta por una Venezuela donde domine “el encuentro, la democracia y la reconciliación”.

En este contexto, se dirigió al presidente de Vox, Santiago Abascal, y le dijo: ”A usted le importa tanto Venezuela como le importa España, es decir, nada”.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here