Desde el 1ero de mayo de 2019, se activaron las redes de solidaridad a favor de Venezuela en los Estados Unidos. En esta oportunidad con la finalidad de proteger la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela amenazada por la violencia reaccionaria de las hordas de la derecha venezolana que viven en ese país, quienes pretendían tomar ilegalmente la embajada según las órdenes del diputado de La Guaira, Juan Guaidó.

Durante más de 33 días decenas de activistas del Colectivo de Protección de la Embajada de Venezuela en Washington DC, impulsado por Activistas por la Paz y la Justicia de Code Pink, Popular Resistance y miembros del Partido por el Socialismo y la Liberación han permanecido en la Embajada de Venezuela, territorio del pueblo venezolano, según lo establece el derecho internacional.

“Nuestra presencia legal aquí contrasta con la misión diplomática ilegal y no reconocida de la oposición de Guaidó (…) Vamos a defender la embajada, a defender la democracia, a defender al pueblo venezolano del imperialismo estadounidense.” Kei Pritsker, miembro del PSL y el Colectivo de Protección de la Embajada.

El día martes 11 de febrero inició el juicio ilegal contra Margaret Flower, Kevin Keeze, Adrianne Pine y David Paul, quienes según la jueza Beryl Howell no pueden esgrimir como argumento que Nicolás Maduro es el Presidente legítimo de Venezuela, porque según el sistema de justicia estadounidense esto debe regirse por lo que reconozca el Presidente de los Estados Unidos.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos viola el derecho internacional, específicamente en lo concerniente a la Convención de Viena que obliga a todo Estado a defender las embajadas de otros países que se encuentran en su territorio; permitiendo ataques permanentes, cortes de electricidad y agua, destrozos y violencia contra las personas que se encuentran dentro de la embajada.

 

Las acciones realizadas por parte de estos activistas, son muestra de unidad entre una clase trabajadora oprimida por el capitalismo y que se manifiesta en todos los rincones del planeta contra las injusticias cometidas, en este caso, contra la Revolución Bolivariana que ha expandido su solidaridad a los pueblos del mundo. Es necesario manifestar por todas las vías nuestro rechazo a estas acciones que ponen en juego la libertad de hombres y mujeres que defendían este espacio desde lo que demanda el Derecho Internacional.

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here