Por: David Hernández

Carlos Alberto Montaner, cubano residenciado en Madrid escribió en su blog el primero de febrero de éste año un artículo titulado: “La estupidez y Palestina”, un bodrio pro-israelí y anti palestino que fue republicado en la página web palangrista y terrorista comunicacional “La Patilla”, por lo que se supone que suscriben a plenitud lo dicho por el triste personaje señalado anteriormente.

Cuando se lee el artículo se puede evidenciar un odio profundo a la causa justa Palestina por un Estado soberano con plenos derechos, un desprecio absoluto por la paz tan anhelada y necesaria en beneficio de los dos pueblos (palestinos-israelíes) y que solo en su inicio dice que “Los dirigentes palestinos inmediatamente destrozaron el plan de paz presentado por Donald Trump. Ha sido otra estupidez de los dirigentes palestinos” como si dicho plan se tratase de la panacea pacificadora del conflicto.

Si se revisa en líneas generales el “Acuerdo del Siglo”, como lo catalogó Trump, lo primero que salta a la vista es la absoluta ausencia de los dirigentes palestinos,lo que nos dice que no existe un acuerdo real entre las partes y que lo que se busca es beneficiar al “Estado” de Israel. La BBC dijo el pasado 29 de enero que “el plan de Trump le da a Netanyahu todo lo que él quiere, y ofrece a los palestinos muy poco: una especie de Estado condenado a truncarse, sin la soberanía adecuada, rodeado por territorio israelí y ubicado entre asentamientos judíos”.

Cual neonazi pero anti-palestino, condena en su escrito al pueblo Palestino cómo si hubiese sido su culpa el genocidio nazi y exterminio del pueblo judío europeo; sin embargo, al término de la guerra, quienes “ganaron” decidieron repartirse el mundo y uno de los principales beneficiarios de la “repartición” fue el Estado de Israel quien se instauró en territorio históricamente ocupado por Palestina, sin embargo los “Aliados” impusieron un Estado sobre un pueblo existente, hecho histórico que es total y absolutamente desconocido por Montaner.

Más adelante Montaner se pregunta; “¿Por qué la dirigencia palestina rechaza el plan de paz ofrecido por Trump, como antes lo hizo con ocho presidentes americanos que intentaron mediar en el conflicto?” la respuesta es bastante simple y lo dijo la historia; cuando el presidente Bill Clinton realizó en 1993 la reunión entre Isaac Rabin y Yasser Arafat en la Casa Blanca y se logró un acuerdo de paz, los extremistas Sionistas acusaron el acuerdo como una “Rendición Judía”  por lo que comenzó una campaña de descredito hacia la dirigencia israelí que firmaron el acuerdo, ¿cómo terminó eso? Pues en el asesinato el 4 de noviembre de 1995 de Isaac Rabin en manos de un extremista judío. De allí en adelante lo que vino fue el desplazamiento del pueblo palestino, las violaciones incesantes de los acuerdos de la ONU por parte de Israel, las violaciones de los derechos humanos contra los palestinos y el recrudecimiento de las hostilidades norteamericanas contra Palestina, una de las principales ha sido el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, moviendo su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Finalmente señala que; “El gran peligro que acecha a Israel no es el Estado palestino que puede surgir en sus entrañas, sino que no se cree esa entidad, y que los ayatolás iraníes, afectados por la estupidez, continúen utilizando a los terroristas de Hamás en contra de los judíos de Israel y en contra de las juderías del mundo occidental. Mientras no estalle la paz, Israel hace muy bien en prepararse para el combate. Si vis pacem, para bellum decían los clásicos. Si quieres la paz, prepárate para la guerra. Tenían razón. El gran peligro que acecha a Israel no es el Estado palestino que puede surgir en sus entrañas, sino que no se cree esa entidad, y que los ayatolás iraníes, afectados por la estupidez, continúen utilizando a los terroristas de Hamás en contra de los judíos de Israel y en contra de las juderías del mundo occidental. Mientras no estalle la paz, Israel hace muy bien en prepararse para el combate. Si vis pacem, para bellum decían los clásicos. Si quieres la paz, prepárate para la guerra. Tenían razón.”

Surge ahora el fantasma iraní que persigue incesantemente a los judíos, resurge la figura de los palestinos como “invasores” del territorio israelí y finalmente la justificación de una guerra israelí para exterminar a los palestinos de la tierra. Un acuerdo de paz entre palestinos y judíos debe ser entre las partes involucradas, que las Naciones Unidas sea el intermediador y que sea para beneficiar a cada pueblo, que los poderosos no aplasten al más pequeño.

David Hernández

@davidjhg

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here