por: Ronny J. Pacheco.

Vivir para cantarlo + autobiografía

Adelis Freitez (Cuara, Lara, Venezuela, 1943) Músico, compositor, cronista y patrimonio musical de Venezuela.

Fundador en los años 80 de la agrupación “Carota, Ñema y Tajá” y escritor de temas relevantes como: “El Cardenalito”, “Negra la Quiero”, “Acidito”, “Policías y Malandros”, “El Gallo”, “Dele que son Pasteles”, “El Gran Saqueo”, “Los Dos Gavilanes”, “El Espanto”, entre otras.

Para los más jóvenes siempre ha sido un referente por sus años de trayectoria llevando la música venezolana a los rincones mas profundos. De ello dan testimonio las paredes de su casa; cada una un portal, postales donde la sonrisa del “carota” son la fachada de algún paisaje en Moscú, Vietnam o Carora.

Adelis nunca perdió la magia y genuino espíritu creador de niño campesino, que observando las estrellas fue tejiendo historias de duendes y espantos.

Generación tras generación, adoptamos la profundidad que esconde la sencillez y noble picardía de las letras y melodías maceradas en su tintero, que junto al cocuy, lo hacia uno más de nosotros cantando a todo gañote “El gavilán trabalengua”.

Por eso pienso, al igual que Orlando Pichardo “…que Adelis es un semeruco donde todos los pájaros liban el ‘acidito’ de sus canciones. Así como él lo dice en su autobiografía ‘…tengo en el solar de mi casa varios comederos, donde mi compañera y yo colocamos arroz a unos pajaritos grises y pequeñitos y a los torditos que llegan en bandadas’. Así llegamos todos los venezolanos y, sobre todo, los larenses, a los comederos de Adelis y allí nos alimentamos de la esencia pura de nuestro pueblo”.

En Barquisimeto, el día sábado 1ero de febrero de 2020, falleció a sus 76 años este cronopio de nuestro tiempo; esposo, padre y abuelo que se despide para irse a buscar historias a otros rincones de la galaxia.

Pero, ¿quién mejor que él para que nos relate sus vivencias?, qué mejor que una autobiografía para entre lágrimas y sonrisas conocer de su propia pluma cómo se tejen canciones en el frio fértil de Cubiro o cómo estudiar en Caracas en años de represión… la historia contada por su protagonista le da mas sentido a la ternura como antídoto infalible y el arte como bandera de lucha, esto nos los dirá él en su libro: Vivir para cantarla, vivencias y canciones, publicado en digital por la editorial El Perro y La Rana en 2018. Se nos fue Adelis, pero nace la leyenda.

 

Ronny J. Pacheco.

                                                                                                 @ronnyenletras

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here