Fue una de las noticias más comentadas durante la semana pasada: la crisis del coronavirus había obligado a China a edificar un nuevo hospital en menos de 10 días. O al menos así lo aseguraba el Diario del Pueblo, el principal órgano informativo del gobierno. Así lo describe el portal Magnet.

Las fotografías aéreas eran impresionantes. Decenas de excavadoras trabajando contra el reloj para levantar la instalación.

Construcción

China emplea barracones prefabricados, módulos de emergencia que alojarán a casi 2.000 pacientes durante las próximas semanas. Se trata de una solución temporal basada en el exitoso modelo de emergencia de 2003, durante la epidemia del SARS. No tanto un hito de la ingeniería como la respuesta inmediata a una crisis que ha colapsado la totalidad de los centros hospitalarios de Wuhan.

Según CGTN, las instalaciones se han construido lejos de áreas habitadas e incluyen zonas de cuarentena.

Precedentes

Las autoridades han ordenado la construcción de tres nuevos hospitales. El primero, Huoshenshan, abrirá sus puertas el domingo. El segundo, Leishenshan, de 1.300 camas, el miércoles que viene. China ya tenía experiencia. Hace 17 años, el gobierno tuvo que construir varias instalaciones similares en Pekín. Barracones equipados con rayos X, baños y cuidados intensivos.

En total, China se gastará unos €40 millones para atender a los pacientes.

Uno de los principales problemas que se presentaron fueron que Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes y epicentro de la epidemia, no se ha dado abasto y el gobierno chino debía apresurarse con la construcción. Los hospitales locales colapsaban para atender a los pacientes quienes debían hacer largas colas y además el tiempo de espera era inaguantable.

Wuhan estaba saturada, de hecho, numerosos médicos han comenzado a sufrir las consecuencias de la epidemia. Algunos se han contagiado, otros han sufrido ataques al corazón en plena faena y otros han encadenado horas y horas de trabajo. Las medicinas comenzaron a escasear y el espacio llegaba a su máxima capacidad. La atención debía ser inmediata.


El gobierno chino atendió con celeridad y se continúa desplegando personal médico e insumos para solapar esta crisis de salud que enfrenta el gigante asiático.


 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here