El actual gobierno de Brasil, dirigido por Jair Bolsonaro, una vez más da muestra que es posible que el nazismo sea gobierno, las alarmas en este sentido se prendieron cuando en días pasados, el Secretario Especial de Cultura anunció un premio para la cultura. En el video, dicho secretario (despedido posteriormente) usó la misma escenografía y peor todavía, el mismo discurso de Joseph Goebbels, conocido ministro de la propaganda del régimen Nazi, adicionalmente tanto como la escenografía y el discurso explícitamente copiado, también acompañaba al video con música de Richard Wagner compositor alemán considerado icono musical e inspiración de Adolf Hittler y su movimiento racista.

Si Roberto Alvim, el famoso secretario que realizó tal acto fue despedido por la presión de muchos sectores pero aún quedan muchos indicios de cierto “aroma” nazi dentro del gobierno Bolsonaro (comenzando por el mismo) que va desde discurso como el reciente “Los indios están evolucionando, cada vez más son seres humanos como nosotros” pasando por argumentos donde se pide que las minorías “o desaparecen o se adecuan” hasta algo más evidente y es la gestión de gobierno. En esa Secretaria Especial de Cultura (anteriormente Ministerio de la Cultura eliminado por Bolsonaro) existen órganos e direcciones con competencias diferentes, donde 3 de ellas son emblemáticas:

Fundación Palmares (en honor a Zumbi de Palmares, líder afrodescendiente brasileño) cuya función es exponer, reivindicar el acervo cultural de los pueblos afrodescendientes en Brasil. Bolsonaro nombró en meses pasados a Sergio de Camargo, periodista negro contrario al movimiento negro y a cualquier medida que valore la necesidad de reparación hacia este colectivo, en uno de los países más racistas del mundo. Su mandato duró solo unos días. Un juez federal avaló a principios de diciembre la acción popular que instaba a suspender su nombramiento, resaltando la existencia de “incompatibilidades” entre sus declaraciones pública. Las declaraciones de Camargo eran tales como “El día de la consciencia negra debe desaparecer”, “no existe racismo en Brasil solo hay victimismo de izquierda” y la más escandalosa “la esclavitud beneficio a la población africana que vino al país”

Fundación Nacional de las Artes (FUNARTE), su presidente es el musicólogo y director de orquesta Dante Mantovani, youtuber que se hizo famoso por ideas talas como, según él, “el rock activa la droga, que activa el sexo, que activa la industria del aborto. La industria del aborto, a su vez, alimenta algo mucho más duro: el satanismo”. Así se declaró creyente de que la tierra si es plana y que The Beatles eran una estrategia musical del marxismo cultural gracias a que Teodor Adorno de la escuela de Frankfurt “escribió” las letras del famoso grupo musical.

El profesor Rafael Nogueira es el nuevo presidente de la Biblioteca Nacional. Llega con la carta de recomendación del filósofo Olavo de Carvalho –una suerte de líder espiritual de Bolsonaro– y siempre le acompañará su reflexión sobre la presencia de canciones de Caetano Veloso o, por ejemplo, la banda de rock Legião Urbana, en los libros didácticos de los estudiantes brasileños. “Después no sabemos por qué todo el mundo es analfabeto“, decía recientemente. Adicionalmente Nogueira se declaró pro-monarquía brasileña (extinta hace siglos).


¿Pero cuál es el lema principal de Bolsonaro (lema que poco a poco ha sido desplazado por otro)? Bolsonaro desde su campaña presidencial siempre uso el “Brasil encima de todo” semejante al “Deutschland über alles” (“Alemania sobre todo”) del antiguo himno de la Alemania nazi.


Pero todo este nuevo oleaje con olor nazi encaja en el nuevo partido político de Bolsonaro, Alianza por Brasil un partido denominando ultraderecha, nacionalista y altamente conservador. Su lema es el mismo usado por la organización fascista brasileña de la década de los 30 conocida como AIB (Acción Integralista Brasileña) del cual existen innumerable documentación sobre las posturas, semejanzas y relacionamiento con el movimiento fascista de Benito Mussolini.

“Hoy, retrocedemos casi 100 años de nuestra historia. El retroceso de la cultura, así como en todas las áreas es brutal”, dice el abogado y defensor de los DDHH Técio Lins e Silva.

Al parecer sí, una suerte de nazis tropicales son los que hoy están gobernando Brasil.

Sócrates Sampaio de Souza

Colaborador de RedRadioVe.com en Brasil.

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here