Colombia y Venezuela son naciones hermanas y más allá del cliché de llamarlas así, debemos revisar su historia común: invadidas por el imperio español, pueblos originarios masacrados hasta casi desaparecer, hombres y mujeres participes de la liberación de sus territorios, y piezas medulares del proyecto geopolítico más importante del siglo XIV (La Gran Colombia).

60 años de un conflicto armado en Colombia que afecta directamente a Venezuela, es apenas la punta de un iceberg de una historia de relaciones diplomáticas llena de altibajos, veamos:

  • 1922 – 1941: Disputas territoriales por la delimitación fronteriza, tanto marítima como terrestre.
  • 1941–1987: Colombia renuncia al Archipiélago Los Monjes. Estalla la Crisis de Corbeta Caldas debido a la incursión de la misma (colombiana) a aguas venezolanas, para entonces el presidente Jaime Lusinchi da la orden a la Fuerza Aérea de sobrevolar la zona. La crisis fue resuelta diplomáticamente.
  • 1998: Rafael Caldera, autoriza al ejército colombiano la entrada a territorio venezolano para perseguir al Ejército de Liberación Nacional (ELN).
  • 2002: Tras el Golpe de Estado que depuso por 48 horas al comandante Hugo Chávez, Pedro Carmona Estanga fue detenido en su casa, luego pidió asilo político en la embajada Colombia y posteriormente recibió un indulto para salir de Venezuela y asentarse en territorio Colombiano.
  • 2001: Captura del comandante del ELN José María Ballestas, en territorio venezolano y posterior liberación, ocasionó fuertes tensiones, sin embargo, tiempo después el guerrillero fue extraditado a Colombia.
  • 2005: El presidente Chávez ordena suspender las relaciones comerciales debido a la violación de la soberanía venezolana luego que el ejército colombiano invadió territorio venezolano para detener al Canciller de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda.
  • 2007: Chávez y Uribe acuerdan la mediación de Venezuela con las FARC para la liberación de algunos secuestrados, posteriormente Uribe suspende la participación de Venezuela y rompen relaciones diplomáticas.
  • 2008: Las FARC liberan a Clara Rojas, a su hijo Enmanuel y a Consuelo González, medidas tomadas como forma de protesta contra el gobierno de Colombia y en apoyo a Chávez después de que su gestión fuese cancelada, ese mismo año también fueron liberados cuatro ex congresistas y se lleva a cabo el ataque al campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, en el cual fue asesinado Raúl Reyes, el gobierno colombiano acusó a Chávez de apoyar a la guerrilla por presuntas pruebas existentes en el computador de Reyes, acusaciones desmentidas por el gobierno venezolano.
  • 2009: El gobierno colombiano anuncia la instalación de siete bases militares norteamericanas en suelo neogranadino, acción rechazada por Chávez quien ordena congelar las relaciones de su país con Colombia y llama a su embajador.
  • 2010: Llega al poder Juan Manuel Santos, el gobierno venezolano saluda su triunfo, tiempo después el gobierno colombiano acusa a Venezuela de proteger a guerrilleros de las FARC y ELN, Chávez anuncia a ruptura nuevamente de las relaciones diplomáticas.
  • 2013: El gobierno colombiano recibo en la Casa de Nariño al entonces ex candidato presidencial Henrique Capriles, quien venía realizando una gira por la región acusando a Nicolás Maduro de haber cometido fraude, dicha recepción, caldeó las relaciones diplomáticas entre ambos países.
  • 2015: El gobierno venezolano anuncia el cierre fronterizo en Táchira, debido a la incursión y posterior captura de ciudadanos colombianos quienes atacaron un puesto militar venezolano y fueran acusados de contrabando de gasolina, alimentos, medicinas y tráfico de drogas.
  • 2016: En Venezuela se vive el momento más duro luego del recrudecimiento de la Guerra Económica, con el desabastecimiento de alimentos y medicinas, miles de venezolanos intentan cruzar por la frontera colombo-venezolana, sin embargo dicha frontera seguía cerrada. Posteriormente ambos gobiernos decidieron abrir la frontera y atender a los miles de venezolanos que cruzaron la frontera.
  • 2019: El gobierno colombiano desconoce el mandato de Nicolás Maduro, reconocen a Juan Guaidó como “Presidente Encargado” y montan un concierto denominado Aid Live financiado por el gobierno colombiano y el productor y multimillonario Richard Branson donde participaron importantes artistas de varios países.

También se supo que el autoproclamado pasó la frontera con apoyo, resguardo y visto bueno de los líderes de la banda paramilitar y narcotraficante “Los Rastrojos”. También el gobierno colombiano facilitó el helicóptero presidencial, escoltas y demás dispositivos de seguridad.

Desde Colombia se apoyó el paso de la llamada “Ayuda Humanitaria” y se desarrolló la “Batalla de los Puentes”, donde las fuerzas armadas de ambos países estuvieron a punto de una confrontación, civiles venezolanos afectos a la oposición y que apoyaban a Nicolás Maduro se enfrentaron. Dicha “ayuda humanitaria” nunca entró a territorio venezolano. Posteriormente se supo que los opositores fueron quienes quemaron los camiones, también se conoció que el gobierno colombiano apoyó a los militares venezolanos desertores y posteriormente fueron abandonados.

2020: El autoproclamado participa en la III conferencia anti terrorista que se realizó en Bogotá, el gobierno colombiano recibió a Guaidó con honores presidenciales, financió su entrada y dio inicio a una gira internacional,  cuestión que vuelve a dejar las relaciones diplomáticas en uno de los peores momentos en su historia.

Colombia – EE.UU: Una sociedad perfecta

Casi 8 años de tratado de libre comercio y US$ 16.429,6 millones en inversiones provenientes de EE.UU., ayudan a comprender el afán del gobierno colombiano por servir de foco desestabilizador contra la patria de Bolívar; y cuyo “esfuerzo” del 2019 al prestar su territorio para la entrada de la “ayuda humanitaria”, y el entrenamiento de grupos paramilitares, rindió frutos para este 2020, luego que el congreso norteamericano autorizara US$ 448 millones de “asistencia”, donde sospechosamente se condiciona la entrega a la garantía del destino de los recursos, que incluyen el apoyo al entrenamiento y educación militar, así como la “lucha” contra el tráfico de drogas, el mismo que hoy barca el 70% de la producción mundial; flagelos (violencia y narcotráfico) que se suman a las presiones políticas y económicas que impactan y amenazan directamente, la paz y estabilidad de Venezuela.

Por otro lado, el gobierno neogranadino ha resultado ser el principal beneficiario de la migración venezolana, provocada por el bloqueo económico impuesto por EE.UU y sus aliados; quienes aprovechándose de su cercanía geográfica, han percibido cerca de US$400 millones extras, por parte de Washington.

En este punto, queda en evidencia lo rentable que ha resultado ser antichavista, no solo para la dirigencia opositora venezolana sino para los gobiernos de derecha que han encontrado nuevas fuentes de financiamiento internacional.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here