Donald Trump llega al año de su esperada reelección a la presidencia de Estados Unidos (EE.UU.), pero está envuelta en el inicio de un juicio político, el cual iniciará el próximo martes ante el Senado estadounidense. 

La mañana de este jueves, la Cámara de Representantes llevó al Senado los cargos que enfrenta Trump, como fase final para iniciar el impeachment, tras ganar en Cámara Baja 228 votos a favor y 193 en contra.

Hasta los momentos el panorama para los demócratas que iniciaron el proceso en su contra es positivo, pero la situación se puede complicar en el Senado que es de mayoría republicana. 

¿De qué se le acusa a Trump? 

En 2019 se inició la investigación por el presunto uso excesivo de poder en el ejercicio de sus facultades tras solicitar la interferencia de Ucrania para beneficiar su reelección. 

En julio del año pasado, Trump llamó a su homólogo ucraniano Volodimir Zelenski para que investigara a su contrincante en las próximas elecciones presidenciales, el demócrata Joe Biden y a su hijo,  como medida de presión que condicionó la entrega de una ayuda militar por 391 millones de dólares, que ya había sido aprobada por el Congreso.

Esta condición hizo que el presidente ucraniano aceptara la petición de su homólogo y en fechas posteriores se entregó la asistencia financiera. 

¿Es ilegal la acción de Trump?

Abuso de poder y obstrucción del Congreso son los delitos por los que es acusado Trump, totalmente válidos dado que la Constitución de EE.UU. pena a los funcionarios que traicionen o sobornen. 

“Serán destituidos de su cargo por acusación y condena por traición, soborno u otros crímenes y delitos menores”, cita la Constitución de EE.UU..

El claro objetivo de iniciar el impeachment es destituir de la presidencia a Trump, en especial a solo meses que aspire a renovar su cargo. Un hecho que sería histórico porque nunca ha ocurrido en la nación, pese a que se han iniciado otros tres procesos. 

Bill Clinton (1993-2001), Andrew Johnson (1865-1869) y Richard Nixon (1969-1974) también vivieron un juicio político, los dos primeros fueron absueltos y el último renunció antes de ser acusado. 

Para Trump este juicio en su contra es una “caza de brujas” por parte de los demócratas que a su juicio aún no digieren que haya ganado en 2016.

De juicio en juicio

Esta no es la primera vez que el jefe de la Casa Blanca es investigado durante su mandato, en 2018 estuvo acusado por la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016, pero no se logró hacer efectivo ningún delito en su contra. 

En ese mismo año, el exabogado personal de Trump, Michael Cohen, se declaró culpable de violar la ley de financiamiento de campaña, por darles dinero a dos mujeres que aseguraban haber tenido relaciones sexuales con el mandatario.

En estos momentos el panorama llega a un momento de tensión, tras pasar la solicitud al Senado, donde debe conseguir la aprobación de al menos 20 republicanos para concretar el impeachment. Los senadores prestaron juramento hoy ante el presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Roberts, para convertirse en jurados del juicio político.

Este escenario hace que se vea entre línea lo difícil que sería que prosperara el juicio, dado que el Senado está representado en su mayoría por republicanos y pueden que mantengan el respaldo a su líder.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here