El 21 de noviembre de 2019, la señal de la multiestatal TeleSUR salió del aire en Bolivia, por una supuesta “reorganización de la grilla”, así lo informó la presidenta de Telesur, Patricia Villegas, que a su vez destacó que la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel) en Bolívia, había justificado la salida del aire del canal informativo por estos motivos y no por la cobertura que se realizó al golpe de Estado que se desarrolló con total impunidad en ese país y que como se acostumbra en el “Golpe suave” de Gene Sharp, los medios locales no debían hablar de ello.

En Chile, Paola Dragnic corresponsal de este mismo canal, fue agredida por miembros de la fuerza pública, conocidos como los Carabineros, por informar en vivo y directo cómo se olvidaron de los Derechos Humanos y transmitieron con su señal los abusos de autoridad y excesos de violencia durante las manifestaciones contra las políticas neoliberales del gobierno de Sebastián Piñera, en las que las cifras de muertos y heridos aún sigue siendo contabilizadas.

TeleSUR, permanece transmitiendo sin interrupciones desde hace más de 14 años desde su creación, de manos del Comandante Hugo Chávez, llevando las informaciones que integran a todo el continente en una misma señal, brindando un espacio a los temas y regiones que habían sido olvidadas por las grandes corporaciones informativas serviles a intereses económicos, otorgando la voz a los pueblos latinoamericanos con un enfoque más humano y genuino, con excelente calidad en sus espacios y con un equipo de expertos y comunicadores de gran trayectoria.

Cabe destacar que la importancia de un medio de comunicación como este, trascendió mucho más que fronteras. El alcance y quien lo creó como una alternativa mediática, le otorgó además un lugar en el Plan de la Patria en el 4to gran objetivo histórico,  para contribuir al desarrollo de una “nueva geopolítica internacional en la cual tome cuerpo el mundo multicéntrico y pluripolar, que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria”.

Precisamente el Comandante Chávez visionario, pensó en continuar desempeñando un “papel protagónico en la construcción de la unión latinoamericana y caribeña y para esto había que incluir al canal para fortalecer las cadenas multiestatales y redes comunitarias de televisión y radio, junto con sus respectivas plataformas electrónicas, expandiendo su alcance, su oferta en diferentes idiomas y la variedad y calidad de sus contenidos, con el fin de proyectar la verdad de nuestros pueblos y romper el bloqueo informativo, la manipulación y la censura impuestas por las corporaciones transnacionales de la comunicación”, para esto es necesario expandir la plataforma de TeleSUR, ampliando su presencia regional y mundial en sus distintos formatos, según reza el documento.

Recientemente, apenas entrando el año, el autoproclamado Juan Guaidó, cumpliendo instrucciones de quienes pretenden seguir callando la verdad de Venezuela, lucha que ha emprendido cabalmente esta planta televisiva, logrando romper el cerco mediático impuesto por el imperio y su hegemonía comunicacional, que es más parecida a una dictadura.

El diputado anunció que se están realizando gestiones con países y con gobiernos de derecha de la región, para lo que él mismo ha denominado como la “reestructuración” de Telesur y publicó en sus redes:

Esta vendría a sumarse como otra promesa, con poca o ninguna probabilidad de cumplirse, al igual que el ingreso de la ayuda humanitaria y su oficina en Miraflores.

Entretanto, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, destacó que desde la creación de Telesur “se ha convertido en la referencia obligatoria del equilibrio informativo de lo que pasa en América”. La presidenta de la planta televisiva, también se pronunció ante la osadía del diputado de La Guaira.

El gremio periodístico y el público en general, se ha manifestado en solidaridad ante la amenaza, se posicionó la etiqueta #VivaTelesur y comunicadores que no laboran en  el canal también han dado sus apreciaciones ante el caso. TeleSUR queda de primero en las preferencias frente a televisoras como Russia Today (RT), está en la segunda plaza y de la transnacional estadounidense CNN,  que ocupa el tercer puesto en este sondeo pero que ha sido una de las primeras (entre muchas otras) en encargarse de atacar al gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro y la gestión revolucionaria que respeta la Constitución.

¿Se convertirá el “rescate” de Telesur en otra oferta engañosa del autoproclamado? ¿Decepcionará nuevamente a sus financistas del desastre en esta nueva aventura política? ¿Será esta la última oportunidad que le otorga la Casa Blanca al diputado de La Guaira?

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here