La política de amenazas por parte de Estados Unidos se sigue intensificando, dado que una vez más advierte a China con castigarlos si continúan comprando petróleo a la República Islámica de Irán.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, señaló que China representa una gran parte de las exportaciones petroleras de Irán, pese a que ya hayan cortado más del 95 por ciento de sus ingresos petroleros del país persa.

En ese sentido, aseveró que la pequeña cantidad de ventas petroleras que llega a Irán le pertenece a China.

“Han impedido que todas las compañías estatales compren petróleo, y estamos trabajando estrechamente con ellos para asegurarnos de que cesen todas las actividades adicionales relacionadas con el petróleo”, indicó.

 

Apuntó que China está sujeta a sanciones como cualquier otro país, como otros países europeos.

Como parte de esta política sancionatoria, EE.UU. ya había “castigado” a algunas navieras chinas que transportan petróleo de Irán.

China exige respetar sus nexos con Irán

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, exhortó a EE.UU. a respetar los nexos con Irán y dejar de perjudicar a empresas domésticas.

Geng alertó que las amenazas y el uso de sanciones no resolverán ningún problema, por lo que llama a EE.UU. a retirar de inmediato medidas perjudiciales para las compañías chinas que tienen negocios con Irán.

“China mantiene que los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas deben regir en las relaciones entre los países y sus diferencias deben manejarse por las vías pacíficas”, apuntó el funcionario chino.

 

EE.UU. anunció que la respuesta a los ataques que realizó Irán contra bases militares que tenían militares estadounidense, serían más sanciones contra el país persa, sin embargo, hasta ahora sus intentos para reducir a cero los ingresos petroleros han sido un fracaso, debido que las empresas defienden sus negocios con las compañías iraníes.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here