Por: Tulio Monsalve

Es lo primero que uno presiente al leer cuanto expresan los voceros de los sectores que constituyen la estructura del poder político del Estado venezolano sobre el proceso de designación anual de la junta directiva de la Asamblea Nacional prevista constitucionalmente para el 5 de enero de cada año.

Ayer dicho acto fue matizado con el clásico humor del componente mediático y sus prodigios cinematográficos para darle matices estrafalarios a la noticia.

Aseguran que se le impidió al presidente de la Asamblea y a los diputados de la oposición entrar al Parlamento. Pero un miembro destacado de ese grupo, el diputado opositor William Dávila declaró este lunes 6 a un canal de comunicación privado, para desmentir las noticias falsas que circularon este domingo para hacer creer que a los parlamentarios de la derecha se les había impedido el acceso al Palacio Federal Legislativo.

El diputado puntualizó: “Solamente Calzadilla y un diputado de Amazonas, de resto todos entraron. -Se le escucha exponer detalles-: Es decir, nosotros tenemos todo bien precisado”.

Dávila declara que todos los diputados y los respectivos suplentes de algunos parlamentarios que se encuentran en el exterior (prófugos o asilados después del golpe 30A), habían accedido sin problemas a la Plenaria que este domingo 5 de enero se instaló para elegir a la nueva junta directiva de la AN), actualmente en desacato.

En efecto, diputados como Henry Ramos Allup, Pablo Guanipa y hasta Stalin González, de la anterior directiva, fueron vistos tranquilamente en los pasillos externos y en sus respectivas sillas o curules durante la Plenaria en la que se eligió a Luis Eduardo Parra como nuevo presidente de la directiva. El único que no quiso entrar fue Juan Guaidó, quien prefirió quedarse en las afueras del palacio legislativo.

Como siempre, en las redes se publicaron imágenes que intentan demostrar el exceso de las fuerzas armadas en el cumplimiento de las instrucciones de seguridad. Uno de los que no quiso entrar por la rutas normales de acceso fue el joven usurpador Juan Guaidó, quien se vio en la terrible necesidad de diseñar un plan para demostrar sus, hasta ahora ocultos, dotes gimnástico acrobáticas, de teatro y show, a lo Bruce Lee, para intentar lanzarse por los aires y volar sobre las rejas de protección del Palacio Federal, y denunciar una supuesta prohibición a su entrada. Todo un fake new.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here