El presidente depuesto de Bolivia, Evo Morales, denunció que el Gobierno de facto que se impuso en Bolivia está llevando al país a la quiebra. 

A través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, Morales alertó que las acciones golpistas de la Organización de Estados Americanos (OEA), Carlos Mesa, Luis Fernando Camacho y Jeanine Áñez han servido para paralizar el aparato productivo y frenar la inversión pública. 

“La dictadura lleva al país a la quiebra”, apuntó el mandatario en su tuit. 

Esta declaración surge, dado que el nuevo Gobierno de facto ha dejado abierta las posibilidades de comenzar a privatizar algunas empresas estatales. 

Pese a que durante la gestión de Evo en Bolivia, el país se destacó por ser líder en crecimiento en América Latina y el Caribe, por la nacionalización de los recursos naturales.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here