por: David Hernández

Es necesario recordar esta consigna, que surgió de la lucha antiimperialista de carácter mundial cuando la coalición de potencias imperialistas invadían Irak, Las causas de ésta irrupción, tan polémica y repudiada por gran parte del mundo, fueron el desarme iraquí, la liberación de una sociedad oprimida por su líder, Saddam Hussein, a quien también se acusó de apoyar y promover el terrorismo.

Derrocar a la Revolución Bolivariana, gran responsable de los cambios geopolíticos en la América Latina su ex “patio trasero”, es el objetivo principal que se impuso el imperialismo en el 2019, además es oportuno hacer memoria acerca del papel protagónico jugado por nuestra revolución y su líder en la recuperación de la OPEP y la puesta en práctica de una política petrolera mundial cuyo objetivo fundamental fue unificar a los países petroleros en torno a la defensa de un precio justo para el oro negro. Precio golpeado en los últimos años y posteriormente debilitando a la organización petrolera.

Dicha política, aplicada por el Comandante Chávez dio como resultado, que Venezuela fuera incluida en la lista de países terroristas miembros del famoso “eje del mal”, categoría con la que se denomina a los países con grandes reservas de materias primas, agua e hidrocarburos y cuentan con gobiernos independientes y defensores de la autodeterminación de los pueblos. Hoy Nicolás Maduro asume una política petrolera amplia, con inversión extranjera y poco a poco ha venido aumentando la producción de barriles.
A pesar de los esfuerzos realizado por el gobierno norteamericano para que se imponga un gobierno de transición en Venezuela, por derrocar a Nicolás Maduro y poner echar manos a nuestro petróleo, todos los intentos han sido infructuosos, con una consecuencia negativa para nuestra población, pero con un efecto catastrófico para la política imperialista. En Venezuela hoy por hoy tenemos una oposición fragmentada, un liderazgo fortalecido de Nicolás y un escenario geopolítico en la región cambiante a favor de las izquierdas.

En conclusión, hablar del 2019 para los EEUU en cuanto a la política guerrerista en Sudamérica, en la intención de controlar el petróleo venezolano y en dominar a los gobiernos colocando títeres en el poder se ha traducido en una gran derrota por parte de los pueblos. Éste año pasará a la historia como la gran victoria popular frente al imperialismo.

@davidjhg

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here