Cada 21 de noviembre se celebra el Día del estudiante en Venezuela, como homenaje a los jóvenes estudiantes universitarios de las universidades Central de Venezuela y Católica Andrés Bello que ese día en 1957 realizaron una huelga la cual contribuyó a derrocar a Marcos Pérez Jiménez, no obstante la represión desatada entonces, que incluyó la toma de la UCV, el encarcelamiento de muchos de sus miembros y el cierre de centros de educación superior.

Este jueves en la ciudad de Caracas, se dieron cita 2 convocatorias para que el movimiento estudiantil marchara, unos siguiendo el discurso del autoproclamado y que pretendía llegar al Fuerte Tiuna para hacerle un llamado al componente militar a que se sumaran a lo que ellos denominan “acabar con la dictadura” o “cese de la usurpación” bajo la consigna “calle sin retorno” desde los espacios de la Universidad Central de Venezuela (UCV), estos argumentos no han tenido aceptación en las recientes manifestaciones de calle y han demostrado la disminución en los seguidores, convirtiendo en un nuevo fracaso de la oposición.

Por otra parte, un nutrido grupo de estudiantes bolivarianos de las universidades públicas y militares del país, en unión cívico-militar, tomaron las calles para reivindicar la lucha estudiantil que ha aprovechado las políticas sociales y educativas que ha emprendido el gobierno nacional, se concentraron en el patio de la Academia Militar, en lo que fue una marcha por la paz y en apoyo a las conquistas educativas alcanzadas en revolución.

Ambas movilizaciones transcurrieron sin mayores inconvenientes, más allá de un aguacero que empapó a ambas por igual.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here