Miles de seguidores del líder indígena, Evo Morales se movilizaron este jueves en apoyo al  y en rechazo al golpe de Estado y exigiendo que se disuelva el gobierno de facto, presidido por Jeanine Añez y demás representantes de la oposición en su mayoría de Santa Cruz.

Los manifestantes, en su mayoría indígenas, trabajadores y campesinos, marcharon a la ciudad boliviana de La Paz, sede del Ejecutivo y Legislativo, desde la vecina ciudad de El Alto.

“Esta señora no quiere a los campesinos; toda la gente en su gobierno tiene la cara blanca”, dijo una aimara que asistía a la movilización.

“Nos quieren gobernar los mismos que nos masacraron en 2003. Los mismo vuelven ahora. Pero ahora puede ser peor porque la gente se despertó. Ya vivimos años en paz con Evo (Morales) y ahora ninguno de nosotros está dispuesto a volver a lo que pasaba antes”, aseguró Alberto Zomero, un campesino de 65 años.

Los campesinos e indígenas se mostraron más enojados y desesperados por hacerse escuchar en el corazón del poder político de Bolivia, apenas contenidos por cientos de policías y soldados y nubes de gases lacrimógenos.

“Cada día llegamos más campesinos e indígenas de los 20 departamentos y los campesinos van a cortar la llegada de alimentos. El pueblo, acá presente, va a sufrir, pero de acá no se va nadie”, sentenció otro asistente a la marcha.

“Están cazando a los dirigentes del MAS (el partido de Morales, Movimiento al Socialismo) en todo el país”, gritó una mujer vestida con la tradicional falda de las campesinas indígenas.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here