En respuesta al golpe de Estado contra el Gobierno constitucional de Evo Morales, el ministro de Defensa de Bolivia, Javier Zavaleta, renunció ante las violentas represiones por parte de las fuerzas de seguridad ocurridas en las últimas horas en varias .

Zavaleta aclaró en su carta de renuncia que tanto su voluntad como la del capitán general de las Fuerzas Armadas fue “siempre preservar la institucionalidad” del organismo al servicio de la población:

 “Las balas no son la respuesta ni la solución a un problema”, dijo y subrayó que mientras estuvo en su cargo, nunca se ordenó el uso de la fuerza militar contra la población. (…) “Jamás dimos una orden para que nuestros soldados y marineros empuñen un arma contra su pueblo y jamás la daremos. El Estado que construimos es una Bolivia en la que un militar encara la defensa de su Patria al lado de su pueblo y nunca contra él”.

Zavaleta acusó a Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho como responsables del golpe de Estado y recalcó que “un asunto político no se resuelve aumentando el calibre de la represión”.  

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here