Por: Alberto Aranguibel

Como todo lo que hacen siempre los líderes de la oposición, él supo ingeniárselas para demostrarle al mundo no solo que los demás eran idiotas sino que él, mucho más allá de lo que todo el mundo pensaba, era el más inteligente y refulgente de todos cuantos por su cargo pasaron.

Por eso se inició con lo que en la oposición se considera la más astuta de las estrategias: jugarse una carta que nadie hubiera jugado jamás, o que nadie se hubiera atrevido nunca a jugar por audaz y descabellada. La de la autojuramentación, nada más y nada menos que como presidente interino.

Ese solo acto de pueril gallardía lo presentaría ante los suyos como todo un mesías de nuevo cuño, convencido como estaba de que de ahí en adelante nada podría interponerse entre él y el cielo.

Desde el primer momento supo siempre que todo era una farsa. Que jamás llegaría a Miraflores mientras los chavistas existieran. Pero, fiel a la proverbial conseja opositora de tirarse la parada, se dijo a sí mismo que “peor es nada”.

Y fue ahí donde comenzó el sainete más ridículo que la historia política venezolana recuerde, incluido aquel pintoresco caso del candidato Pedroza, del cual todo el país se burló tanto a mediados de los años ochenta, no tanto por su disparatado proyecto de llegar a Miraflores en burro, como por su singular recurrencia en el absurdo en todo lo que planteaba.

Claro, como la mayoría del país de hoy es menor de treinta y tantos años, el evento Pedroza no es comúnmente recordado. De ahí que para mucha gente en la oposición Guaidó haya aparecido como una verdadera revelación, con poderes casi místicos capaz de exterminar de raíz el chavismo que ningún líder opositor había podido ni siquiera pellizcar.

Pero, la realidad terminó siendo tan implacable como se suponía que tendría que ser en un mundo verdadero, no quimérico ni ilusorio; el tinglado se le vino abajo cuando al interinato se le agotó su cuarto de hora en la escena.

Hoy el otrora mesías no es ni la sombra de lo que el paquete ofrecía. Los trajes de Armani cortados al estilo Obama no lucen ya su encandilado fulgor. Sus antiguos admiradores no hacen sino despotricar de él con la peor saña.

Ahora su invitación a una marcha el 16 de este mes es la invitación a una despedida.

Qué triste pueden ser los finales de las farsas.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here