El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en un informe recogido el martes por los medios, advierte de que uno de cada tres niños menores de 5 años en el mundo no está recibiendo la alimentación adecuada para su buen desarrollo como adultos.

Unos 149 millones de menores, de acuerdo con la publicación, se enfrentan a desnutrición crónica —baja estatura para su edad— y casi 50 millones padecen desnutrición aguda, mientras que hay 340 millones que se enfrentan a la llamada ‘hambre oculta’; mientras, el número de menores obsesos sigue en constante crecimiento.

En el documento también se precisa que el 44 por ciento de los niños de entre 6 y 23 meses no ingieren frutas o vegetales y el 59 por ciento no toman huevos, productos lácteos, pescado o carne. En el caso de los hogares más pobres y en las zonas rurales, solo uno de cada cinco niños de esta edad recibe la dieta mínima recomendada.

En el caso de las ciudades, muchos niños pobres viven en lo que se conoce como ‘desiertos alimentarios’, donde no es fácil acceder a opciones saludables de alimentación, o en ‘pantanos alimentarios’ en los que tienen ante sí una abundancia de alimentos altamente calóricos, con pocos nutrientes y comidas procesadas.

Esta agencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) precisa que el 42 por ciento de los adolescentes consume bebidas carbonatadas al menos una vez al día y el 46 por ciento ingiere al menos una vez por semana comida rápida. En el caso de las familia más pobres, se ven abocadas a elegir alimentos de peor calidad pero que cuestan menos.

Los efectos del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y los daños al agua, el aire y el suelo están empeorando las perspectivas nutricionales de millones de niños y adolescentes, especialmente los más pobres, precisa Unicef, que sostiene que “las dietas pobres son actualmente el principal factor de riesgo” para las enfermedades a nivel mundial.

HispanTV

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here