El Estado en el que existen enormes cultivos de droga, que pasó décadas en guerra, que no tiene control de su territorio (característica de un estado fallido)  al reconocer que existen zonas (especialmente las fronterizas), controladas por paramilitares, narcotraficantes y grupos irregulares, se llama Colombia.

Las consecuencias de todas esas situaciones, como el desbordamiento de la violencia, el narcotráfico, el secuestro, sicariato, extorsión, contrabando y un largo y trágico etcétera -generadas por un problema estrictamente colombiano-, las terminamos padeciendo los venezolanos, especialmente los estados fronterizos.

En un ejercicio de extremo cinismo, funcionarios colombianos y la mediática colombiana y sus serviles amanuenses criollos pretenden posicionar que Venezuela es el problema y que prácticamente desde nuestro territorio nacen estos males y ellos “pobrecitos”, sufren las consecuencias. Un ejemplo, y muy pocos lo ilustrarían mejor, del esfuerzo de convertir a la víctima en victimario.

El Cartel de los Soles

La acusación más recurrente al gobierno venezolano es que algunos de sus dirigentes están detrás del “Cartel de los Soles”. Cuya existencia se sustenta en testimonios (en su mayoría de “fuentes que prefirieron no revelar su identidad”), especulaciones y opiniones; y No en lo que tradicionalmente se sustenta la existencia de un cartel: cargamentos incautados, guerra con otros carteles, delatar a los carteles contrarios cuando son apresados, mercancías identificadas como marca.

En estas últimas característica coinciden los carteles de Sinaloa, Juarez (México), Calí, o Medellín en su momento y prácticamente todos los carteles del mundo, excepto el atípico cartel de los Soles que no tiene una sola de esas características y que en vez de ser “delatado” por otros miembros de carteles, capos o narcotraficantes (como suele ocurrir), ha sido “delatado” por ex funcionarios, corruptos, sí, pero no ligados al mundo del narcotráfico.

Incautaciones y golpes al narcotráfico por Venezuela

Expulsar a la DEA de Venezuela supuso que se acusará al gobierno venezolano de cómplice del narcotráfico, sin embargó los hechos y números demostraron lo contrario:

  • En 2005, al asumir el control del combate a la droga sin injerencia de la DEA, las incautaciones (de la droga que sale de Colombia, principal productor) alcanzarón la cifra tope de 77,54 toneladas; el mayor “éxito” de la presencia de la DEA fue de 43,25 toneladas en 2004. Es decir, se va la DEA y casi se duplica la incautación.
  • En los últimos 6 años de la DEA en Venezuela alcanzarón la incautación de apenas 209,66 toneladas (que pretendian llevar a EEUU, principal consumidor), mientras que los 7 años siguientes a la expulsiónde la DEA la cifra de incautación alcanzada fue de 462 toneladas. Más del doble en un margen de tiempo similar.
  • Sólo en 2012 y 2013 fueron destruidas 247 pistas clandestinas utilizadas para vuelos ilegales y transportar drogas.
  • En lo que va de este 2019, cuerpos de seguridad del Estado han confiscado más de 22.000 kilogramos de drogas  procedentes de  Colombia.

Paramilitarismo y narcotráfico en la política y gobierno colombiano ¿el verdadero narco Estado?

Mucho acusar a Venezuela de narco Estado, pero la realidad es que incontables alcaldes, gobernadores, senadores, han sido financiados, impulsados o son directamente paramilitares. Paramilitarismo narcotraficante – Política y Gobierno Colombiano es un binomio indisoluble. Un ex presidente y dos ex presidentes ilustran bien esta situación.

Álvaro Uribe

  • Alvaro Uribe fue director de Aeronáutica Civil, dicha instancia en 27 había concedido 2.339 licencias, al llegar Uribe en menos de 2 años y medio concedió 2.242 licencias. Muchas de ellas, destinadas a miembros del cartel de Medellin.
  • Los Uribe pasaron de clase media a tener una autentica fortuna. Su padre fungió como testaferro de narcotraficantes.
  • El allanamiento realizado por la policía al laboratorio de procesamiento de Cocaína de Pablo Escobar encontraron tres aeronaves con licencia expedida por Uribe en 1982.
  • Como gobernador de Antioquia, impulsó el programa de las Cooperativas de Seguridad Rural denominadas Convivir, diría el jefe de los paramilitares Carlos Castaño, que aunque eso le sirviera a los paramilitares, fue más aprovechado por los narcotraficantes.

Un servicio secreto dependiente del Pentágono se refirió a Uribe de esta manera:

“Álvaro Uribe Vélez -un político y senador colombiano dedicado a la colaboración con el cartel de Medellín en las altas esferas del gobierno. Estuvo vinculado a los negocios relacionados con las actividades de narcóticos en Estados Unidos. Su padre fue asesinado en Colombia por su conexión con los traficantes de narcóticos. Uribe ha trabajado por el cartel de Medellín y es un cercano amigo personal de Pablo Escobar Gaviria”.

 

German Vargas Lleras

Conocido por su expresión: “Estas casas son para población desplazada que vive en Tibú, no vaya a dejar meter los venecos, por nada del mundo (…) esto no es para los venecos“. Su xenofobia lo es lo único condenable en este senador, ministro, ex vicepresidente de Santos, también sus vínculos con el paramilitarismo:

  • Aliado de Juan Francisco Gómez, ex gobernador de la Guajira Colombiana, vinculado a centenas de asesinatos y cercano a Marquitos Figueroa alias “El perrero malcriado”, paramilitar acusado de narcotráfico, sicariato y contrabando. Está preso en Brasil. Santos y Vargas Lleras apoyaron al candidato impulsado por Gómez, Juan Ballesteros, y así mantener su poder en la zona.
  • Relación probada con Enilce López, alias “La gata”, vinculada a paramilitares y narcotraficante y cercana a Pedro Alí, alcalde de Mamangué y apoyado por el partido de Vargas Llera.
  • Vinculado al ex congresista Alvaro Garcia, condenado por su participación en la masacre de Macayepo (15 campesinios asesinados, 200 familias desplzadas), la hermana de éste, Teresita Garcia, trabajó en la campaña de Vargas Llera a la vicepresidencia.
  • Vargas Lleras y todo su partido también está vinculado con la familia Gnecco, Jorge 40 (jefe paramilitar de la región de César), Franco Ovalle y José Francisco Zuñiga (ex alcalde conocido por admitir haber recibido apoyo de los jefes paramilitares –Jorge 40 entre ellos-; Vargas Llera apoyo a su esposa Rosa Coste como candidata a gobernadora del departamento de Magdalena). El narcotráfico es utilizado por ellos como financiación política, lucrándose con comisiones por el uso de las rutas en los departamentos que gobiernan.

Oscar Naranjo

Otro vicepresidente de Santos, con dos procesos judiciales que lo vinculan con el narcotráfico y el paramilitarismo.

  • Coordinó acciones con el grupo paramilitar Los Pepes y con el cartel de Calí para atacar a Pablo Escobar.
  • Se le vincula con Wilmer Jabón, ex jefe del Cartel del Norte.
  • Fue señalado por Salvatores Mancuso, Carlos Jimenez, Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, ex jefes paramilitares, de estar vinculado con Carlos Cataño, jefe de jefes de los paramilitares.
  • Su hermano fue detenido en Alemania intentando vender 35 Kiligramos de cocaína a agentes encubiertos.

EEUU y su selectiva lucha contra las drogas

Los EEUU pregonan liderar la lucha contra el narcotráfico, por ello sorprende que no advirtieran que Manuel Noriega justo en sus narices, permitiera que el cartel de Medellín lavara  dólares en Panamá, quizá no se dieron cuenta porque Noriega apoyó la Contra Nicaraguense, ya luego, más atentos, se dan cuenta y lo derrocan.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here