La selección venezolana de Baloncesto sigue viva y recuperó fuerzas en la Copa Mundial FIBA 2019, tras vencer a Costa de Marfil 87-71.

Pese a comenzar el torneo con una derrota ante Polonia, aún sigue con vida para clasificar a la próxima ronda del Mundial de China.

La mano salvadora de este encuentro fue Heissler Guillent, quien consiguió 28 puntos y 7 asistencias.

La escuadra criolla ahora disputará su último encuentro por la llave A ante China, quien es el anfitrión, y así poder pasar a la siguiente ronda.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here