La palabra Pachamama, de origen Quichua, significa Madre Tierra. Todos los 1 de agosto, las comunidades originarias de Chile, Argentina, Perú, Bolivia y Ecuador, realizan rituales para celebrar la fertilidad de la tierra y el inicio de un nuevo ciclo de producción agrícola, con la llegada de las primeras lluvias.

Con rituales de agradecimiento y bendición, se homenajea el momento en que la Pachamama “se preña”. Cada comunidad tiene su forma.

“En Salta, la ceremonia refuerza la idea de que toda creación viene de la tierra y los pobladores ahuyentan con inciensos los males de sus casas. En Jujuy organizan comidas comunitarias y luego hacen un agujero en el suelo para “darle alimento y bebida” a la Pachamama, luego lo tapan y danzan alrededor  tocando músicas típicas con los vientos del altiplano”.

A pesar de estas costumbres, la Pachamama Quichua está cada vez más amenazada por el modelo hegemónico. Mientras los gobiernos de izquierda buscan su protección y se vinculan a acuerdos para reducir el impacto de la actividad humana, gobiernos de los países como Brasil y Argentina, alineados con los EE.UU, avanzan en convenios de explotación intensiva y libre mercado.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here