El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil, aplazó el examen de un pedido de “habeas corpus” para liberar al expresidente Luiz Inacio Lula Da Silva, que tenía que llevarse a cabo este martes.

Entretanto, el  líder revolucionario, reiteró su convicción de que la justicia en su caso se imponga y se desvele toda la trama que lo llevó a prisión sin pruebas en su contra.

Lula le escribió una carta al excanciller Celso Amorim en la que suubrayó que sólo es necesario que el STF lea las pruebas de sus abogados.

“Todo lo que quiero es tener derecho a un juicio justo, por un juez imparcial, para poder demostrar con hechos que soy inocente de todo lo que me acusaron”.

Tras cumplir más de 14 meses en la Prisión Federal de Curitiba, recordó cuando el actual ministro de Justicia, Sérgio Moro, suspendió sus vacaciones para buscar a un juez que anulara la decisión del magistrado que ordenó su liberación en julio de 2018 y reiteró la necesidad de analizar con imparcialidad la actuación del jurista en el proceso en su contra.

“Él mandó invadir mi casa y llevarme a la fuerza para declarar sin haberme intimado nunca” y aclaró: “La denuncia contra mí era tan falsa e inconsistente que, para condenarme, Moro cambió las acusaciones hechas por los fiscales. Me acusaron de haber recibido un inmueble a cambio de favor pero, como vieron que no era mío, él me condenó diciendo que fue ‘atribuido’ a mí”.

Rechazado

Con cuatro votos en contra y uno a favor, los jueces decidieron rechazar la apelación que la defensa del expresidente había presentado contra la medida del ministro del Tribunal Supremo de Justicia, Felix Fischer, quien rechazó en tercera instancia su excarcelación.

Después, esa misma sala negó el otro ‘habeas corpus’ que argumentaba que no hubo imparcialidad por parte del entonces juez y hoy Ministro de Justicia, Sergio Moro, cuando decidió enviar a Lula a la cárcel.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here