La venezolana Yulimar Rojas consagró su puesto en la disciplina que gallardamente ha defendido en salto triple con una marca de 14.58 en el Meeting Iberoamericano de Huelva, España, durante su primer intento y superar la marca mínima exigida para la justa universal (14.32) y dirá presente en los Juegos Olímpicos de Tokio, Japón en el 2020.

Con medalla de oro en pecho, Rojas logró alcanzar el registro de 15.06 en su segundo salto, marca con la cual se adueñó del récord del campeonato español, mejoró su marca personal, rompió el récord nacional (de ella misma con 15.02) y se proclamó líder del año del triple salto mundial.

No soy conformista, siempre quiero más. Para mí el oro olímpico es lo que me quita el sueño y voy a llegar hasta él. Ahora en Tokyo voy a trabajar duro de la mejor manera. Continuaré haciéndole caso a mi entrenador. Voy a llegar a mis segundos Juegos Olímpicos en mi mejor momento. Voy conseguir una medalla que me está esperando”, expresó Rojas.

Yulimar con 23 años, suma dos títulos mundiales bajo techo, Portland 2016 y Birmingham 2018, además de un campeonato mundial al aire libre (Londres 2017) y una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ha luchado contra varias lesiones pero sigue decidida a triunfar.

“El 2018 fue muy difícil, pero las lesiones y todo lo que sucedió me sirvió de motor para lograr mis metas. Lo que pasó lo transformé en fuerza y fe. Ahora cuando estoy cansada y siento que no puedo más, me levanto con más ganas”, manifestó la joven.

Rojas sorprendió con su regreso al salto largo, una de sus pruebas favoritas, donde lideró su competencia en la Liga de Clubes de España, representando al FC Barcelona con (6.79). Agradeció a su entrenador Iván Pedroso, quien posee nueve campeonatos mundiales en esta prueba, además de un oro en los Olímpicos de Sydney 2000.

“Desde el año 2015 estoy en Guadalajara y entreno con él. Yo le escribí por facebook: Hola, soy Yulimar Rojas, te admiro demasiado y sería un sueño hecho realidad que me entrenaras”, para sorpresa de la triplista, Pedroso le respondió que él la conocía y le hacía seguimiento a su carrera. Hoy, es su mano derecha. “Lo quiero y lo admiro como un padre”.

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here