Expertos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) de Colombia repudiaron los hechos violentos que se han perpetrado contra excombatientes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP), al tiempo que llamaron al Gobierno a proteger sus derechos.

Los representantes de ONU instaron a las autoridades colombianas a proteger los derechos y libertades de los excombatientes y sus familias, en el proceso de transición a la vida civil.

Esto, al denunciar la muerte del exmiembro de la FARC-EP, Dimar Torres Arévalo, quien fue encontrado en un campamento de la Armada, al norte de Santander.

“Instamos a las autoridades colombianas a que investiguen esta supuesta ejecución extrajudicial y otros asesinatos similares de conformidad con las normas internacionales, que exigen independencia e imparcialidad. Es importante para la protección de estas personas y sus familias que estos autores sean llevados ante la justicia”, aseveraron.

 

El grupo de expertos indicó que ignorar las garantías prometidas a los excombatientes aumenta la posibilidad a que abandonen el proceso de paz y se unan a grupos disidentes o vuelvan a tomar las armas para protegerse.

Este atentado es un desafío para el proceso de paz, ya que no cumple con el Acuerdo Final que exige el respeto a la vida de todos los excombatientes que deponen las armas. Por lo tanto, es una violación de las garantías acordadas por Colombia”, citó el comunicado.

 

La exFARC-EP y el Gobierno de, para ese momento, Juan Manuel Santos firmaron en 2016 un Acuerdo de Paz, con el fin de terminar con el conflicto armado y así los excombatientes pudieran unirse a la sociedad civil.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here