El Everest, la montaña más alta del mundo con sus 8.848 metros sobre el nivel del mar, se ha convertido en un destino costoso y mortal para algunos escaladores que deciden llegar a la cima.

Recientemente se ha roto un record cuando el gobierno de Nepal concedió 381 permisos de ascensos para dar el comienzo de la temporada de primavera, época en la que se realizan más actividades.

El precio para cada persona que desee subir es de 11.000 dólares, esto no incluye el equipamiento ni acompañamiento ni la logística.

 

Datos

Con un costo de entre 29.000 y  130.000 dólares, cerca de 1.000 personas entre escaladores profesionales, sherpas y clientes intentan hacer cima cada año en el Everest. De las 4.833 ascensiones realizadas al monte más alto del mundo, sólo el 4% se hizo sin ayuda de tanques de oxígeno. El año pasado, cuando 802 personas marcaron un récord de ascensiones para una temporada, solo uno lo hizo sin oxígeno.

La primera ascensión exitosa al Everest en 1953.

Subir y morir

Un hombre indio de 27 años, “murió deshidratado, exhausto y por cansancio tras quedar atrapado en el atasco de montañistas”, dijo Keshab Paudel, de la agencia Peak Promotion, encargada de la logística de los escaladores.

“No sabemos cuánto duró el atasco ni cuántos montañistas se quedaron atrapados en una única fila cerca de la cumbre”, señaló Paudel.

La alpinista india Anuja Vaidya, de 21 años, que alcanzó la cumbre el miércoles, dijo que su equipo tuvo que esperar más de una hora en el descenso porque había una fila de montañeros en el camino. “Tuve miedo y estaba preocupada”, declaró Vaidya. “Hacía mucho frío y soplaba mucho viento. Pero no podíamos bajar, porque había mucha gente haciendo fila”, reseñó el portal infobae.com.

“Había más de 200 personas en esa fila, y uno no puede adelantarlos. Era muy difícil, vimos equipos esperando durante dos o tres horas”, dijo otra alpinista.

A pesar de lo elevado del costo y de las noticias sobre el embotellamiento de personas y las muertes en el camino, los ascensos no han mermado. Por el contrario, parece ser el nuevo reto, más allá de lo que ya representa escalar una montañana de más de 8 mil metros de altura.

Surge la pregunta: ¿son los que pagan por dos sherpas (acompañantes nepalíes) y el oxígeno que ellos transportarán, quienes crean las colas en las que aquellos que han pagado un equipo barato y no tienen suficiente oxígeno para esperar el retraso mueren? 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here