por: Juan Saenz

El odio como oposición al amor, construye hoy los imaginarios colectivos de los simpatizantes de Guaidó, hace algunos días, me conseguí a un amigo de la infancia, tenía años sin verlo. A la hora de ir a estrechar su mano y bridarle un afectuoso abrazo. Su respuesta intempestiva fue: “no le doy la mano a los chavistas. Puedo verlos hundirse en la mugre y no levantaría un dedo para ayudarlos”. Me llamó la atención su reacción despiadada, sobre todo por su incongruencia, entre lo que defiende y lo que es.

Ahora, este comportamiento no es casual, el autoproclamado y sus séquitos, no hacen sino alimentarse de sus vísceras, desean vernos a nosotros los chavistas en el paredón y vomitar una ráfaga de balas 1.50 en toda nuestra sien.

Su estrategia es utilizar lo más vil, animal y miserable que tenemos como especie, para facilitar la penetración de un discurso que promueva el enfrentamiento carnicero que hoy sus dioses del norte les exigen y el odio es un condimento que les permitiría, si es que lo logran, aniquilar cualquier vestigio de nuestro intento de construir una Patria.

Para sus fines, utilizan los medios de comunicación como instrumento que les facilita difundir  un conjunto de antivalores y manipulaciones, que de alguna manera convencen a ese ser inconsciente de una realidad aumentada, en función de sus intereses. En este intento, adueñarse de nuestros recursos naturales.

Hay antecedentes que lo demuestran, por ejemplo Ramonet, nos explica cómo los norteamericanos han utilizado Hollywood en función de justificar sus distintas intervenciones; la guerra en Somalia, las dos bombas nucleares en Japón, la intervención en Irak. Mostrando a sus grandes guerreros luchando por la libertad y la justicia. Vaya usted a creer…

Pero lo que si hay de cierto, son las distintas manifestaciones de abuso por parte del ejército gringo a la hora de ocupar un país extranjero. Recuerdo el caso reciente de Colombia, un profesor titular de la Universidad Pedagógica de la Nación de nombre Renan Vega Cantor, hizo una denuncia sobre soldados estadounidenses, quienes infringieron en violar 57 mujeres de nuestro hermano país granadino, así mismo las distintas denuncias en Irak donde la falta de cordura y el sin razón fue pública, en un par de fotos que mostraban a ciudadanos iraquíes amarrados y desnudos. Aquí cabría decir, que lo que destilan estos compañeros es odio y del puro.

El odio ha servido a los imperios de estímulo para cometer los grandes genocidios del mundo, no es cualquier cosa que la colonia española haya exterminado 80 millones de indios en nuestra América. Para que eso sucediera, debió haber existido en los españoles de la época, una gran miseria humana.

Lo mismo con el imperio Norteamericano, dos bombas nucleares en Nagasaki e Hiroshima, consumando una operación militar quirúrgica como ellos lo llaman y más de 246.000 muertos, sin contar todos los males causados por la radioactividad.

Así que el llamado es a seguir conservando la razón, la coherencia y  el amor como revolucionarios, e invitar al resto a plegarse a los designios bolivarianos de construir la Patria Grande.

Juan Saenz

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here