Autoridades venezolanas denunciaron que un niño murió, tras no poder recibir el trasplante de médula ósea, producto del bloqueo impuesto por el Gobierno de Estados Unido.

El canciller de la República, Jorge Arreaza, reiteró sus denuncias por las consecuencias que causaría el bloqueo de EE.UU. en las vidas de niños y jóvenes, que no podían recibir tratamiento, causa por la que falleció el niño Giovanny Figuera.

Asimismo, ratificó que generar sufrimiento y dolor a través del bloqueo para cambiar un Gobierno, es un acto criminal e inhumano.

La vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, también se pronunció ante la muerte del menor de edad, ante lo que responsabilizó al Gobierno estadounidense del fallecimiento.

“Se robaron Citgo para satisfacer sus mezquinas ansias imperiales y eliminaron nobles programas sociales para ayudar a niños en el mundo concebidos desde el socialismo bolivariano”, expresó Rodríguez.

 

Ambas autoridades respondieron un mensaje del secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Derechos Humanos (DDHH), Larry Devoe, quien informó que las medidas unilaterales de EE.UU. acabaron con la vida de un niño de 6 años de edad, que requería un trasplante de médula ósea y medicamentos especiales que son importados por el Gobierno nacional.

Devoe detalló que el menor pudo haber sido beneficiado por el convenio suscrito por Pdvsa con la Asociación para el Trasplante de Médula Osea, y así poder hacerse la operación.

(AFP)

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here