Desde hace algunas semanas representantes del colectivo “Codepink” y otras organizaciones que defienden la soberanía de los pueblos y los Derechos Humanos, se apostaron en la embajada de Venezuela en Washington, para custodiarla y no permitir que los enviados del autoproclamado Juan Guaidó ocupen esta sede diplomática, aunque han intentado tomarla con violencia y apadrinados por el gobierno de EE.UU.

Miembros de estos grupos solidarios a la revolución bolivariana, reportaron este jueves, por las redes sociales, la detención de dos activistas, entre ellos su codirectora, Ariel Elyse Gold, y un opositor, que posteriormente fue liberado, por parte del Servicio Secreto estadounidense.

Carlos Vecchio es uno de los esbirros de Guaidó y tiene en la mira ocupar esta sede diplomática.

El embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, denunció a través de su cuenta de Twitter lo que ocurría en la embajada y agradeció a los activistas que se mantienen en la sede diplomática para impedir la entrada del personal nombrado por Guaidó.

Por su parte los activistas, también han denunciado los atropellos y el asedio que mantienen los enviados de Guaidó en contra de ellos y de quienes demuestran su apoyo a Maduro.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here