Tras escaparse del arresto domiciliario en el que cumplía 13 años de prisión, el polémico líder opositor Leopoldo López, apareció en el distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo, junto al diputado de la Asamblea Nacional en desacato Juan Guaidó. Desde las cercanías de la base aérea de La Carlota, ambos dirigentes de la ultraderecha intentaron hacer un golpe de estado al gobierno constitucional del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

Luego de calentar las calles, López corrió a la embajada de Chile en Venezuela junto a su familia para solicitar protección como huésped, según anunció el Ministro de Relaciones Exteriores Roberto Ampuero, a través de su cuenta en twitter.

Mientras, más de 20 militares venezolanos, la mayoría de bajo rango, solicitaron asilo en la embajada de Brasil en Caracacas. El Gobierno brasileño, que apoya las aspiraciones de Guaidó y le reconoce como “presidente legítimo e interino” de Venezuela, no ha constatado, sin embargo, que la cúpula militar se haya efectivamente rebelado contra Maduro.

Mientras, el viceministro de Comunicación Internacional del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, William Castillo, indicó que Leopoldo López asistió a la embajada en compañía de 6 militares, pero “sólo admitieron a López“.

Al respecto, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente Diosdado Cabello, calificó la acción como otro año, “les hablaron de operación libertad (…) pero les ocultaron que se trataba de la libertad del fascista asesino Leopoldo López”

En la delegación diplomática chilena permanecen como refugiados hace dos años, Freddy guevara y el democratacristiano, Roberto Enríquez. Otros cinco jueces venezolanos también fueron recibidos en la residencia chilena pero lograron salir del país y se encuentran actualmente en Chile, bajo asilo político.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here