El hecho que se conozca la verdad sobre determinados temas ha sido el despertar del demonio que guarda Estados Unidos, que trata de una y mil manera esconderla, pero la pregunta es ¿a qué le temen?.

Los Gobiernos estadounidense desde Richard Nixon, Barack Obama y ahora Donald Trump, han mantenido una persecución contra todo aquel que exponga la verdad de sus acciones y planes en el mundo.

Varios han sido los protagonistas en la historia de perseguidos por el Gobierno de EE.UU., casos como el de Edward Snowden, The New York Times, Washington Post y ahora el más reciente Julian Assange.

¿Los héroes de la verdad?

Edward Snowden

Snowden fue exintegrante de la CIA y consultor de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) fue la fuente de los diarios The Washington Post y The Guardian, que revelaron dos programas de espionajes secretos.

Los programas trataban sobre el registro de llamadas por parte de EE.UU. y otro acceder a las principales compañías de internet (Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, PalTalk, AOL, Skype, YouTube y Apple).

Ante estas acusaciones, EE.UU. alegó que la necesidad de registrar las llamadas por considerarlo una herramienta para combatir el terrorismo.

Esto hizo que EE.UU. presentara cargos contra Snowden por espionaje y robo de propiedad gubernamental.

En estos momentos, Snowden está asilado en Moscú, Rusia, luego que unos 15 países le negaran recibirlo.

Pentagon Papers

Este caso podría considerarse una guerra contra los medios, con el cual The New York Times y Washington Post provocaran la ira del presidente estadounidense Richard Nixon.

Todo comenzó cuando en junio de 1971 The New York Times comenzara a publicar que EE.UU. había perpetrado deliberadamente acciones de guerra en Vietnam.

Esto hizo que la justicia estadounidense arremetiera contra el medio, intentado bloquear las publicaciones a través de Tribunales federales.

Sin embargo, días después The Washington Post también publicó partes de los documentos “Pentagon Papers”, caso que también fue llevado ante el Tribunal Supremo. Ambos casos no procedieron por ser considerados inconstitucionales, así que se les permitió seguir publicando.

Pero el 4 de mayo de 2011, se hicieron públicos oficialmente los papeles acerca de la Guerra de Vietnam, en los que quedó demostrado que EE.UU. planeó los ataques mucho tiempo antes.  

Julian Assange

El periodista australiano y fundador de WikiLeaks ha sido uno de los últimos objetivos de persecución por parte del Gobierno de EE.UU., luego que publicara 90 mil documentos privados del Ejército estadounidense en Afganistán, que evidenciaba las bajas de civiles, las estrategias militares y los bombardeos que realizaban en video, incluso uno que provocó la muerte de dos reporteros de Reuters.

A través de WikiLeaks filtró 400 mil documentos del Pentágono, en el que se mostraban terribles hechos registrados en la guerra de Irak. Y acto seguido a estas revelaciones la justicia va contra él.

En 2018, se publicó por error que fiscales en EE.UU. le imputan cargos por espionaje y conspiración.

El Gobierno de Suecia demandó a Assange por una supuesta agresión sexual, pero el periodista pagó una fianza con la que pudo revocar la prisión preventiva y luego logra un asilo político en la Embajada de Ecuador en Londres, donde estuvo hasta este jueves, cuando le retiraron el asilo y detenido por la policía británica, y ahora con pedido de extradición de EE.U..

El bueno y los malos

Para EE.UU. existen las verdades buenas y las malas, las que revelan sus realidades sobre los ataques atroces que cometen se convierten en enemigos, pero los que trabajan a su favor para obtener información son los buenos.

Tal como pasa con el dueño de Facebook, Instagram y WhasApp, Mark Zuckerberg, quien expuso sin autorización los datos de millones de sus usuarios, que fueron utilizados por la consultora Cambridge Analytica para llevar a Donald Trump a la Presidencia.

La verdad es considerada como la coincidencia entre una afirmación y los hechos, pero a veces esa realidad afecta intereses que provocan que de una u otra manera se quieran ocultar y e slo que ha demostrado EE.UU. con el pasar de los tiempos.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here