Bajo la consigna “Dictadura nunca más”, miles de brasileros se lanzaron a las calles de Brasilia, Rio de Janeiro y Sao Pablo, en rechazo a la orden ejecutiva del presidente de Jair Bolsonaro, de conmemorar la dictadura militar (1964-1985). Bolsonaro quien se encuentra de visita en Israel, instó que el aniversario golpista se recordara con las “debidas celebraciones”, recibiendo el rechazo de organizaciones sociales y políticas de todo el país que acusaron que el llamado del ejecutivo es irrespetuoso y menoscaba los derechos humanos.

La dictadura iniciada el 31 de marzo de 1964, con el golpe de Estado al presidente democrático João Goulart, abrió dos décadas de oscuridad que mantuvieron a cinco presidentes militares en el poder, dejando cientos de asesinatos, desaparecidos, y torturados, de los que aún no se tiene cifra exacta debido a la falta de registros.

Por su parte la Orden de Abogados de Brasil (OAB) y el Instituto Herzog Vladimir denunciaron a Bolsonaro en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y lajueza brasileña Ivani Silva da Luz, había prohibido las reivindicaciones al golpe, debido a que una conmemoración de ese tipo “no es compatible con el proceso de reconstrucción democrática”, sin embargo, una corte de apelaciones revirtió el fallo.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here