2018: Embestida

La retoma del poder político de la izquierda, liderada por el ex guerrillero Daniel Ortega sin duda acrecentó esas tensiones históricas internas y externas del país centroamericano, que se evidenciaron en los actos violentos (carreteras trancadas, uso de armas de fuego, ataques contra los bienes y servicios públicos) de abril y mayo de 2018; en lo que empezó como serie de protestas contra las reformas al instituto de seguridad social del país, que desembocó en una agenda macabra que cobró decenas de muertos y heridos, acciones que buscaban desequilibrar la nación y deponer al gobierno; con un fuerte apoyo financiero y comunicacional extranjero.

 

EE.UU. en la escena

El gobierno de Donald Trump, impone en diciembre 2018  la Ley NICA, por su siglas en inglés (Nicaraguan Investment Conditionality Act), la cual busca frenar los préstamos de instituciones financieras internacionales a Nicaragua, en un intento por asfixiar económicamente gobierno de Daniel Ortega, a quien  consideran enemigo de la causa “Democrática” tras su cercanía con el gobierno cubano y venezolano.

 

2019: Contraataque

Luego de dos intentos de dialogo político entre el gobierno sandinista y la oposición, cuya única petición es la realización de elecciones de adelantadas o la dimisión del presidente, este 16 de marzo se retomaron los acercamientos  tras el gesto de buena fé de Daniel Ortega de liberar a más de 50 participantes de los hechos violentos de 2018, iniciando una ola de protestas que amenaza nuevamente la estabilidad de país.

Nueva doctrina de EE.UU.

Dadas las similitudes con los acontecimientos de 2014, 2016 y 2018 en Venezuela, que promovieron la violencia y los bloqueos financieros como estrategia para el debilitamiento del gobierno de Nicolás Maduro y luego que Jhon Bolton, portavoces de la casa blanca, manifestase abiertamente la que EE.UU. “no tiene miedo a usar la expresión Doctrina Monroe” para referirse a sus relaciones con los pueblos y gobiernes del continente, parecen quedar claras las intenciones del gobierno norteamericano de retomar su poderío, luego de dos décadas ganadas por los pueblos que no están dispuestos a ceder.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here